COLUMNA INVITADA

Del combate a la corrupción

Aún cuando hay avances en algunas naciones, ninguna ha alcanzado el puntaje máximo de 100 en el Índice de Percepción de la Corrupción

Arturo Ávila Anaya / Columna invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La corrupción es un mal que aqueja a todos los países, prácticamente ninguno se salva. Aún cuando hay avances en algunas naciones, ninguna ha alcanzado el puntaje máximo de 100 en el Índice de Percepción de la Corrupción que realiza Transparencia Internacional. Los países con las puntuaciones más altas son Dinamarca y Nueva Zelanda, con 88 puntos; al contrario, las más bajas corresponden a Sudán del Sur y Somalia, con 12 puntos, seguidos de Siria con 14, Yemen y Venezuela con 15. 

La corrupción es un complejo fenómeno social, político y económico, que contribuye a la pobreza, erosiona la confianza de los ciudadanos en las instituciones y destruye la cohesión social, y evita que los recursos lleguen a los más necesitados. La ONU calcula que, la corrupción, el soborno y la evasión impositiva cuestan alrededor de 1.26 billones de dólares cada año en los países en desarrollo; pero, a nivel internacional, ¿qué experiencias pueden aprenderse de su combate?

El caso de Singapur es admirable, ocupa el tercer lugar de los países con la mejor puntuación del índice de transparencia. Esto se debe a las medidas que implementó el país, con acciones como el incremento de las penas para los que cometieran actos de corrupción, incluso, con condenas mayores si están relacionadas con programas de salud, educación o niños en una situación vulnerable. Además, los funcionarios públicos deben rotarse de sus cargos después de un cierto periodo. Esto vino acompañado de campañas de sensibilización contra la corrupción, las cuales se difunden a través de las aulas educativas y las salas de cine. Además de que cuentan con una burocracia profesional sujeta a esquemas de productividad, similares a los existentes en el sector privado.

Otro caso es el de Suiza, uno de los países en los que se percibe una menor corrupción en el sector público. Esto se debe a que reformaron su legislación para prevenir, identificar y sancionar la corrupción tanto en el país como en el extranjero. Además, de que el país protege a aquellos testigos y denunciantes claves para identificar actos de corrupción; asimismo, crearon grupos de trabajo entre los distintos órdenes de gobierno, en el que se incluyó la participación de actores económicos y de la sociedad civil para su lucha.

En América Latina, Chile aparece en segundo lugar, siendo el mejor posicionado en el índice de Transparencia, en el puesto 25 con una calificación de 67 puntos. El país andino cuenta con instituciones sólidas, así como con mecanismos efectivos para investigar y castigar los actos de corrupción. Los ciudadanos han creado un sitio web de asesoría legal anticorrupción, a través del cual se reciben denuncias encriptadas de manera anónima sobre los presuntos casos, y se analizan y se direccionan con las autoridades correspondientes.

Lo que tienen en común estos países son instituciones sólidas, la participación de organizaciones distintas al gobierno, una burocracia consolidada y una legislación adecuada para combatir la corrupción. Son mecanismos sencillos pero que acompañados de una correcta implementación pueden tener un impacto importante en la calificación del índice de transparencia. En este periodo en el que se sigue combatiendo la pandemia y se apresura la recuperación económica, reforzar los mecanismos contra la corrupción es fundamental para evitar el desvío de recursos que deben estar destinados a los apoyos a los vulnerables.

POR ARTURO ÁVILA ANAYA

@ARTUROAVILA_MX

*PRESIDENTE IBN/B ANALITYCS Y EXPERTO EN SEGURIDAD NACIONAL POR HARVARD (NIS)

@ARTUROAVILA_MX

GDM