EEUU: Otra vez el voto

Estados Unidos, el país que se considera portaestandarte de los valores de la democracia, está de nuevo en un debate que creía rebasado

EEUU: Otra vez el voto
José Carreño Figueras / Desde Afuera / Opinión El Heraldo de México

Estados Unidos, el país que se considera portaestandarte de los valores de la democracia, está de nuevo en un debate que creía rebasado: el acceso de las minorías al voto.

Parecería casi absurdo. Mientras el país denuncia las limitaciones que asegura se ejercen en muchos países, de China a Cuba, grupos afiliados con el Partido Republicano promueven leyes estatales que limitan el acceso al voto, so pretexto del "fraude" que, según ellos, se cometió en las elecciones de noviembre pasado.

Pero a decir verdad, la inmensa mayoría de las denuncias se basó más en los "yo creo" y "a mí no me parece" del expresidente Donald Trump que en documentos o hechos verificables.

A cuatro meses de los comicios, ninguna de las acusaciones de fraude ha sido comprobada, ni siquiera en los estados dominados por los republicanos y menos en la escala que alegaban. Peor aún, las elecciones en EEUU son controladas por los gobiernos estatales, salvo requerimientos nacionales como la edad del ciudadano. 

Igualmente, algunos de los promotores del debate sobre fraude enfrentan ahora demandas multimillonarias de la empresa fabricante de los equipos para votar.

Pero las quejas podrían ser vistas tanto como formas de justificar una dolorosa derrota y quedar bien con el ala derecha del partido, encabezada por el ahora expresidente Trump, que como una realidad.

Sin embargo, esta es la impresión más generalizada, como un nuevo intento de supresión del sufragio de minorías raciales, en especial afroestadounidenses y latinos, que tienden a votar abrumadoramente en favor de los demócratas.

Para detener las posibilidades de lo que califican como fraude, los republicanos proponen ahora medidas cuya aprobación cambia, o cambiaría las reglas de votación existentes.

En estados como Georgia, donde el actual presidente Joe Biden ganó por apenas 11 mil votos de los 4.9 millones emitidos entre 8 millones de sufragios reportados, o como Texas, Carolina del Sur o Arizona, entre otros, incluyen la reducción de los horarios de votación, el tiempo admisible para sufragio anticipado y la prohibición de casillas de voto desde el auto.

Igualmente, se prohibiría que funcionarios electorales envíen solicitudes de votación por correo si no hubo petición individual y exigen que los discapacitados proporcionen pruebas específicas certificadas por el gobierno o un médico.

"Muchas de estas restricciones de voto están en busca de un problema que no existe", apuntó Jonathan Capehart, en un comentario en el prestigioso NewsHour de la cadena de televisión pública.

En los años 70, Estados Unidos aprobó una ley de acceso al voto, luego de una formidable campaña de afroestadounidenses por los derechos civiles puntuada por una brutal represión en estados considerados como tradicionalmente racistas. 

Pero hoy parecería que un sector republicano trata de volver a viejos tiempos. 

Por JOSÉ CARREÑO FIGUERAS.
JOSE.CARRENO@ELHERALDODEMEXICO.COM 
@CARRENOJOSE1

maaz


Compartir