Esencia de los Amparos contra la Reforma Eléctrica

El ejecutivo federal encabeza la defensa de la reforma eléctrica, con el acompañamiento del titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz

Esencia de los Amparos contra la Reforma Eléctrica
Manuel Rodríguez / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Los juicios de amparos presentados en contra de la reforma de la Ley de la Industria Eléctrica han sido desenmascarados ante la Nación por el presidente Andrés Manuel López Obrador, exponiendo su verdadera esencia: “…las grandes corporaciones empresariales y las cadenas comerciales pagan tarifas más bajas que lo que pagan los consumidores por el consumo en los hogares”.

Un hogar de clase media con subsidio paga 2.3 pesos por el consumo de 510 kilowatt; y si gasta más de lo habitual puede llegar a 5.2 pesos; una tienda de conveniencia paga 3.1 pesos; mientras que grandes corporaciones como Walmart, Bimbo y Oxxo, pagan sobre un peso por el mismo consumo.

El ejecutivo federal encabeza la defensa de la reforma eléctrica, con el acompañamiento del titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, exponiendo de una manera clara, sencilla y contundente los argumentos que dan sustento y solidez a la reforma eléctrica, y que valdría la pena lleguen a los oídos de los jueces que llevan el caso.

Como producto de un criterio sesgado, que toma en cuenta únicamente el costo variable en el costo de producción de electricidad, sin considerar toda la inversión; la mitad de las plantas de generación de la CFE no son despachadas y está obligada a comprarle a los privados energía cara y a precios crecientes, con contratos abusivos de 25 años, cubriendo el cien por ciento de su energía, aunque despachen solamente hasta el 60 por ciento, provocándole una pérdida de 437 mil millones de pesos.

Ejemplo de ello es el contrato con Iberdrola, que le vende a 2.73 pesos por kilowatt hora a la CFE, quien además cubre el costo de 1.28 pesos por concepto de transmisión y distribución; es decir, el precio final es de 4.01 pesos, pero lo vende a 2.33 pesos, subsidiando a la empresa española con 40 centavos por kilowatt por hora.

233 centrales eléctricas de autoabasto, de manera ilegal fingen ser sociedades con múltiples socios; pero realidad son 72 mil 656 clientes, donde se esconden 27 grandes corporativos, a quienes les venden electricidad, sin pagar trasmisión, distribución y respaldo.

El otorgamiento de permisos de manera desmedida y sin planeación, pone en riesgo el suministro eléctrico del país, al afectar la estabilidad del sistema.

A pesar que la CFE produce el 55 por ciento de energía limpias del país, ha comprado a las empresas privadas Certificados de Energías Limpias por más de 6 mil millones de pesos.

Bajo este esquema los privados han recibido subsidios por 471 mil 200 millones de pesos; 34 centrales privadas han sido financiadas por la banca de desarrollo del país a tasas preferenciales y con recursos de las afores; permitiéndoles producir el 40 por ciento de energía, con la intención de desplazar y desaparecer a la CFE.

POR MANUEL RODRÍGUEZ GONZÁLEZ
DIPUTADO FEDERAL/ PDTE. DE LA COMISIÓN DE ENERGÍA

maaz


Compartir