COLABORADOR

¿Qué parte no entendió AMLO de su juramento?

Con tristeza y preocupación nos damos cuenta de cómo el Presidente legítimo trata de convertirse en tirano, irrespetuoso de la ley y de quienes la aplican

OPINIÓN

·
Jose Lafontaine Hamui/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

¿Qué parte no habrá comprendido el Presidente de su juramento? “Juro guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanan; y si no lo hiciere, que la nación me lo demande”. Y eso es exactamente lo que está sucediendo.

Sin embargo, el Presidente no lo comprende. La nación, a través de sus instituciones, le está demandando cumplir su juramento, su deber constitucional y patriótico; recordarle su juramento, recordarle que no es el dueño de México. Es su mandatario.

Con tristeza y preocupación nos damos cuenta, cómo poco a poco el Presidente legítimo, electo en las urnas con una amplia mayoría, trata de convertirse en tirano, irrespetuoso de la ley y de quienes la aplican, incedia con sus señalamientos a otro poder. Un Presidente para quien la Constitución es sólo un estorbo.

El 9 de marzo se publicaron reformas a la Ley de la Industria Eléctrica, con una “contrarreforma” se afectaron a un sinnúmero de empresas que apostaron por México e invirtieron importantes recursos en nuestro país.

Muchas de las empresas afectadas interpusieron su demanda de amparo, lo cual es su derecho fundamental, por considerar que la precipitada reforma viola el artículo 28 constitucional. La competencia económica.

Las empresas afectadas solicitaron en su demanda de amparo, como es su derecho también, la suspensión del acto reclamado con el objeto que no se aplicara y no quedara sin materia el juicio de amparo y se afectaran sus derechos sustantivos.

La ley de Amparo faculta a los jueces de distrito a otorgar la suspensión del acto reclamado, y también los faculta, a no sujetarse a la “fórmula Otero”, es decir, la relatividad de la sentencia, la cual establece que los efectos de la suspensión y la resolución sólo es aplicable a las partes que intervinieron en el amparo.

Esto último, fue superado hace años ya.  Los jueces con jurisdicción en estos casos, consideraron necesario extender el efecto de la suspensión no sólo a las empresas quejosas, sino en general a la aplicación de las reformas, motivando que de no hacerlo así, se afectaría la competencia y la equidad en el sector eléctrico.

Como sabemos, estos jueces de distrito, especializados en competencia económica, han otorgado suspensiones tanto provisionales como definitivas a las empresas que promovieron amparo en contra de las reformas citadas.

Como consecuencia de ello, el 19 de marzo la Secretaría de Energía suspendió en cumplimiento a la suspensión los efectos del decreto que promulga las reformas.

Los amparos fueron tramitados de manera natural, limpia y en tiempo.

El Presidente toma personal las suspensiones, cree que la Constitución y los jueces sirven solamente para impedir su proyecto absurdo de nación, convierte su prédica matutina en una arena de lucha, como si fuera nuestro país una aldea y no una república democrática. 

No entendió su juramento, nunca comprendió el mandato del pueblo de México: Guardar y hacer guardar nuestra Constitución y las leyes que de ella emanan.

POR JOSÉ LAFONTAINE HAMUI
ABOGADO
@JOSE_LAFONTAINE

avh