COLUMNA INVITADA

La soberbia que describe 2020

El que escribe sufrió la muerte de un familiar a causa de la COVID-19, y sin duda a la incompetencia del gobierno para atender la pandemia

OPINIÓN

·
Jose Lafontaine Hamui/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Al igual que muchos mexicanos, el que escribe ha sufrido la muerte de un familiar a causa de COVID-19 y sin duda a la incompetencia del gobierno para atender la epidemia.

La insensatez, la palabrería y la incapacidad absoluta de aceptar que se equivocaron; que su estrategia-no estrategia frente a la epidemia fue errónea, y que un cambio de ruta hace meses hubiera salvado miles de vidas humanas.

Antes de la llegada del virus, ya la administración no daba una, la improvisación, los malos perfiles de los funcionarios y la ausencia de rumbo han sido la regla.

Un gobierno que en ninguno de sus rubros tiene buenos resultados, cuando menos resultados mejores que los gobiernos anteriores, que de por sí eran lamentables.

Sólo les ha quedado decir “nosotros no somos corruptos”, desde luego que lo son, cuando menos los gobiernos anteriores trataban de disimular sus pillerías con licitaciones.

Ahora ni eso; hoy se asignan directamente los contratos gubernamentales a familiares y amigos; y además, la incompetencia es una forma de corrupción.

Por otro lado, los ajustes en el gabinete, uno peor que el otro, cada vez menos preparados y cada vez más inexpertos, que lógicamente empeoraron la realidad nacional, y con un cinismo rotundo, mantienen el discurso: “Vamos muy bien, todo es mejor, ya domamos la pandemia, ya cambiamos, no somos iguales,”.

 Esto último puede ser cierto, cambiamos para mal, y sí son distintos, pero peores que los anteriores, como siempre, el único que pierde es México.

Mantener en sus términos el proyecto oficial, con sus obras faraónicas sin sentido ni necesidad, sus recortes en rubros sensibles como la salud, ejerciendo una austeridad disimulada.

Convenciendo a sus bases con demagogia, misma que oímos con frustración todos los días aquellos que sabemos que miente.

El absurdo camino transitado, en lugar modificarlo de acuerdo a la crisis y problemas que enfrenta el país, y que ellos no ven, o más bien se niegan a verlo, lo mantienen sin cambio, y no sólo eso, lo celebran, todos escuchamos al Presidente decir que “nos cayó como anillo al dedo la pandemia”.

No sé si a mi madre, o las miles de madres les haya caído como anillo al dedo la muerte de un herman@,  un espos@, hij@s o padres.

Tampoco creo que les haya caído como anillo al dedo a los más de 120 mil mexicanos que han muerto, a sus familias, al personal de Salud y a los empresarios de todos tamaños, ese anillo al dedo que nos ha transportado a la tragedia humana, el desastre económico y la crisis sanitaria.

Es locura, enfermedad aparentar que seguimos bien cuando no es cierto, que nada ha cambiado pese a la epidemia.

La administración aún no resiente el costo de su simulación, de su soberbia y de su incompetencia, nosotros los mexicanos ya.

 

POR JOSÉ LAFONTAINE HAMUI
ABOGADO
@JOSE_LAFONTAINE

Escucha aquí nuestro podcast sobre coronavirus