PUEBLA

Spay y Spike, los dos perritos atrapados en el socavón poblano, son recatados con éxito: VIDEO

Bomberos de Puebla y Protección Civil acaban de rescatar a Spay y Spike los dos perritos que cayeron hace unos días en el socavón de Zacatepec

Fueron rescatados tras 72 horas en el socavón.
Escrito en NACIONAL el

El gobierno del estado de Puebla confirmó que se rescataron a los perros Spay y Spike, los cuales se cayeron al socavón que se creó en el distrito de Santa María Zacatepec, ubicado en Juan C. Bonilla Puebla.

Lo anterior se logró después de varios intentos por parte de rescatistas adscritos a Protección Civil Estatal y Bomberos de Puebla, quienes tuvieron que enfrentarse a los cambios climáticos de la zona.

Con base en los datos que se tienen, los encargados de rescatar a estos dos lomitos, uno de ellos de la raza pitbull, tuvieron que colocar una especie de grúa que les permitió bajar una canastilla al fondo del socavón. 

Al lugar de los hechos, arribaron ambientalistas que no se despegaron del lugar de los hechos, hasta confirmar que los dos perros fueron rescatados tras 72 horas de estar dentro del fenómeno natural.

Cabe señalar que fue el lunes después de las seis de la tarde, cuando se hizo la noticia viral sobre que los dos perros cayeron en este socavón que mide más de 20 metros de profundidad.

Así fue el rescate

El coordinador de Protección Civil estatal, José Antonio Ramírez, indicó que se realizó un análisis sobre la superficie del terreno en socavón a fin de determinar cuál era la parte con mayor solidez y colocar el equipo para bajar las cuerdas de apoyo.

Posteriormente especialistas animales colocaron una banda protectora que permitió la salida de los canes sin lastimarlos y además disminuyó la fuerza de jalado de las cuerdas para no generar un derrumbe.

En tanto, Fátima, dueña de Spay, agradeció las labores del personal de rescate pues dijo que los animales forman parte de su familia y aseveró que a partir del este momento tendrá más cuidado con los perritos para que no se salgan.

“Estamos muy felices, porque era muy triste escucharlos ladras desde el fondo y no sabíamos cómo estaban, además de que la lluvias podía haber generado que la tierra les cayera encima”, dijo.  

Por: Jesús Lemus y Claudia Espinoza
alg