VACUNAS

COVAX falla en el mundo, recibe 8 mil mdd y sólo entrega 2% de vacunas

Sólo ha entregado menos de 2.45% de los antígenos que se comprometió a entregar

NACIONAL

·
La plataforma COVAX, para suministrar vacunas en todo el mundo, ha fallado y ha entregado menos de 2.45% de dosis. Foto: Cuartoscuro

La plataforma de Acceso Global para la Vacuna contra COVID-19 (COVAX), que surgió para promover el acceso igualitario a medicamentos, vacunas y otros insumos médicos durante la pandemia, ha fallado en su objetivo, ya que sólo ha entregado menos de 2.45% de los antígenos que se comprometió a suministrar.

En mayo de 2020, la OMS, la Alianza Gavi para las Vacunas (Gavi) y la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI) crearon COVAX.

En un año agrupó a 121 países de África, América, Europa y Asia, y recaudó ocho mil millones de dólares para la investigación y desarrollo de las vacunas contra el COVID-19, según datos de la SRE, y tiene cuatro vacunas: AstraZeneca, Pfizer, Novavax y Johnson & Johnson, y está en negociaciones para más contratos.

La meta para 2021 es entregar dos mil millones de dosis a los países participantes, sin embargo, en los primeros cuatro meses del año sólo ha distribuido 49 millones de dosis, es decir, 2.45%.

La primera entrega la hizo el 24 de febrero a Ghana. La distribución varía, Belice recibió 33 mil 600 dosis, el menor número, hasta Indonesia, con 4.9 millones de vacunas, país que más vacunas ha recibido.

MÉXICO, A CUENTAGOTAS

A principios de marzo, el canciller Marcelo Ebrard anunció que COVAX asignó 5.5 millones de dosis a México, y hasta ayer llegó el primer lote, por lo que está lejos de cumplir las metas.

Antes de julio, México recibirá cuatro millones de dosis adicionales de la vacuna de AstraZeneca y un millón de la vacuna de Pfizer, es decir, sólo el 10% de las dosis contratadas vía COVAX.

“La creación de COVAX está muy, muy lejos de las metas que nos animaron a la mayor parte de los países que formamos parte de COVAX”, dijo el canciller.

Por Paris Salazar

maaz