ESCENARIOS NACIONALES

INE, TEPJF y Morena: un combate en tres pistas

El diferendo que se libra, más mediática que jurídicamente, entre el INE y Morena, ha dejado varias lecturas que, entre muchas otras cosas, al redactor de estas notas le sirven para ratificar dos tesis que hemos expuesto en este espacio en varias ocasiones

José Luis Camacho Acevedo / Escenarios Nacionales / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

“Que el árbitro no busque el aplauso público, sino el cumplimiento de las reglas del juego”,

José Woldenberg, expresidente del INE.   

  

El diferendo que se libra, más mediática que jurídicamente, entre el INE y Morena, ha dejado varias lecturas que, entre muchas otras cosas, al redactor de estas notas le sirven para ratificar dos tesis que hemos expuesto en este espacio en varias ocasiones:    

1.- La discrecional asignación de salarios y prestaciones que tienen los que he llamado “príncipes de la democracia”, y que no son otros que los funcionarios que ha tenido la institución electoral desde que se “ciudadanizó”, después de que Don Fernando Gutiérrez Barrios y Manlio Fabio Beltrones cambiaron hasta el nombre de la Comisión Federal Electoral por el de IFE (Instituto Federal Electoral, hoy coloquialmente conocido como el INE) eran verdaderamente ofensivos por su volumen y su opacidad, y deberían ser ajustados a la realidad económica del país.   

Los sueldazos que devengan los príncipes de la democracia fueron una compensación “moral”, llena de culpa del oficialismo, que obedeció a la falta de credibilidad que tenía la sociedad de las autoridades electorales después de más de medio siglo de haber sido manejados los comicios mexicanos de una manera por demás mapachesca y tramposa.   

Bienvenido el manejo de los procesos electorales en una forma transparente y creíble. Pero muy mal que los funcionarios electorales defiendan con más ahínco sus prebendas que el móvil original de su tarea de darle seguridad al electorado de que ejercerá su poder de voto y su decisión será plenamente respetada en cada una de las instancias.   

2.- Las sanciones impuestas por el INE a varios connotados candidatos de Morena en realidad están sobredimensionadas por el sobrecalentamiento electoral. Si en realidad los aspirantes a cargos de elección popular postulados por el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador omitieron reportar sus actividades preliminares a la autoridad correspondiente tal y como están obligados, pues que se les sancione conforme a lo que marca la norma.   

Pero también es justo que se considere un derecho natural el de defenderse en los tribunales.   

Aquí lo hemos mencionado repetidamente: a MORENA le faltan varios años para que aprenda a ser y parecer un verdadero partido político. Dura tarea la que tiene Mario Delgado de quitarle la vestimenta de voluntaristas políticos a sus candidatos, (el voluntarista es un político improvisado) a no pocos de sus militantes que están inscritos para contender en los comicios de junio próximo.   

Foto: Especial

Narcotráfico y elecciones: dupla de terror   

Como en otras elecciones desde hace algunas décadas, el narcotráfico se encuentra totalmente inmerso en el actual proceso electoral, de acuerdo con un mapa actualizado de la presencia del crimen organizado en México, el esquema más actualizado de todos los estados donde se disputa el cargo de gobernador, excepto Tlaxcala–, dado a conocer por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que dirige Santiago Nieto, en septiembre pasado.   

“Hay presencia y control de los carteles mexicanos transnacionales y/o grupos locales dedicados a narcomenudeo y robo de hidrocarburos entre otras actividades delictivas”, destacó.   

La llegada del 2021 —año electoral en México— supone el reacomodo territorial del crimen organizado en el país, que buscará influencia política a través del financiamiento de candidatos, y lo que está en juego, es la cooptación del Estado para perseguir intereses ilegales e individuales, que erosionan el poder del pueblo y el interés colectivo.  

La infiltración activa o pasiva del crimen organizado en los procesos electorales constituye un vicio de origen a la voluntad popular, que desde mi punto de vista debería llevar a una causal de nulidad absoluta de la elección, pero es evidente que eso no sucederá.   

Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Sinaloa, Sonora, diez de los 15 estados donde se llevarán a cabo comicios electorales, se trata de puntos neurálgicos en el tráfico y producción de drogas tanto para consumo nacional como para los mercados internacionales.    

En este sentido, existe una preocupación mayor, que consiste en la revisión del uso de los recursos de los partidos políticos y de los candidatos para que no se infiltre el dinero del crimen organizado; es decir, ya no es suficiente con fiscalizar que el financiamiento público prevalezca sobre el privado o que no se rebasen los topes de campaña legalmente permitidos, sino el origen lícito de las aportaciones de los particulares.  

Foto: Guillermo O'Gam

Una tarea mayúscula   

Hoy en día, después de la detención de Raúl Cantú, candidato a la alcaldía de Salinas Victoria por Movimiento Ciudadano, durante un cateo en el cual también se detuvo a Evaristo Cruz Sánchez, alias “El Vaquero”, líder del Cártel del Golfo de Tamaulipas, se confirma lo aquí expuesto, el narcotráfico se ha infiltrado en casi todos los partidos políticos para obtener un acceso al poder que brinda ser parte del Estado.   

Por eso no es raro, escuchar que líderes de los partidos políticos en México se acusen de tener candidatos vinculados al narcotráfico, lo más grave es que en cierta medida es verdad, y los más perjudicados, somos los ciudadanos.   

Foto: Especial

Miscelánea   

1.- El periodista René Delgado deja de publicar su columna “Sobreaviso” en el diario Reforma, sin duda, deja un enorme hueco en el periódico que dirigió durante 27 años.   

2.- Cae uno de los primeros por caso Odebrecht: un juez ordenó prisión preventiva justificada para el exsenador del  PAN, Jorge Luis Lavalle Maury, mientras se define si es procesado por el caso.   

  

POR JOSÉ LUIS CAMACHO ACEVEDO
@JOSELUISCAMACHO

JOSECAMACHO@GMAIL.COM

jram