COLUMNA INVITADA

La política exterior hacia América Latina

La diplomacia cultural como herramienta fundamental para el poder suave de México

Martín Alonso Borrego Llorente / Colaborador / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Nuestra política exterior hacia América Latina está inevitablemente relacionada con nuestros valores histórico-culturales en común, que forjan una sola identidad. Esta estrategia requiere aprovechar las coincidencias, convirtiendo la cultura en una herramienta privilegiada de acercamiento.

Hoy ha quedado atrás el discurso de que la región es una tarea pendiente y prioritaria para dar paso a una política exterior de un nuevo y más profundo acercamiento. Por eso nuestra activa participación en foros regionales; por eso nuestro liderazgo en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y por eso coadyuvamos en acciones de diplomacia cultural que nos acercan a nivel bilateral.

Par esta fundamental labor contamos con el liderazgo de la Unidad de Diplomacia Cultural que encabeza el doctor Enrique Márquez, misma que opera en todas las regiones del mundo. En el caso de América Latina, trabajamos de la mano para tener una proyección cultural en la región en donde compartimos idioma e historia y que es un destinatario natural de la diplomacia cultural mexicana.

Un ejemplo son las ocho filiales existentes del Fondo de Cultura Económica (FCE) en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, España, Guatemala, Perú y Venezuela y próximamente en Bolivia y Cuba. La difusión cultural y educativa, a través de los libros y actividades culturales, ejemplifica la utilización del poder suave de México.

Por otro lado, México ha suscrito acuerdos de promoción cultural y educativa con Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, República Dominicana, Uruguay. En el Caribe, con Granada, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía y Surinam.  Nos hemos acercado a esas comunidades, a pesar de la barrera del lenguaje.

Durante la pandemia, y en el marco de la conmemoración del 5 de mayo en México, la Cancillería impulsó un encuentro virtual de mariachis de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela. Esta iniciativa, además de promover el mensaje de quedarse en casa, fue una muestra más del alcance de nuestra cultura. Un caso paradigmático lo constituye la creación del primer mariachi en Haití que, por sencillo que pueda sonar, nos acercó mucho más al pueblo y gobierno haitianos.

Acciones como estas ayudan a promover el turismo latinoamericano a México. En 2019, por primera vez, tuvimos más turistas de nuestra región que de Europa estimulando esta industria; importante fuente de divisas y empleo para más de cuatro millones de mexicanos. De modo que procuramos facilitar el arribo de turistas con regímenes de libre movilidad -como el que se tiene con la Alianza del Pacífico y la mayoría de los países sudamericanos- y otras facilidades.

La diplomacia cultural es una poderosa herramienta para la promoción de México. Constituye un puente de comunicación entre las naciones; encuentra puntos de convergencia y facilita el conocimiento mutuo y la cooperación. Es un eslabón de un proceso más acabado y amplio que nos permite posicionarnos mejor en el mundo en general y en Latinoamérica en particular. Seguimos mirando al sur.

POR MARTÍN ALONSO BORREGO LLORENTE
DIRECTOR GENERAL PARA AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE DE LA CANCILLERÍA
@MBORREGOL