Ser partera, su legado: Rafaela es la partera en Chubec, Yucatán

Rafaela es la encargada de ayudar en las labores de parto en Chubec

Ser partera, su legado: Rafaela es la partera en Chubec, Yucatán
Han atendido a embarazadas de Francia, Estados Unidos y Alemania. Foto: Especial

Desde hace 42 años, Rafaela Can Aké es la encargada de ayudar en las labores de parto a las mujeres de la comunidad maya de Chumbec, Yucatán. Es la partera del pueblo, la que recibe a todos los niños, y quien ahora hereda sus conocimientos a su nieta Cinthia Canché, para seguir con esta tradición.

“Durante ocho meses estuve soñando que recibía bebés y no entendía qué significaba eso, hasta que en una ocasión apareció un hombre de barba que vestía de blanco, quien me dijo que no tuviera miedo. Ya luego me revelaron que era tata Dios y que ya estaba lista para esto”, recordó Rafaela, quien mandó a pintar un cuadro para tener presente ese sueño. 

Al poco tiempo, cuando tenía 24 años, llegaron los médicos de la Secretaría de Salud de Yucatán a Sudzal para reclutar a mujeres que quisieran ser parteras. Todas las familias de Chumbec la eligieron y viajó a Mérida para capacitarse. “Al principio no quería, no sabía leer, ni escribir pero mi esposo me motivó, me dijo que él se quedaría a cuidar a mis hijos”, contó.

A la mitad del curso, los médicos le dijeron que ya podía regresar a Chumbec porque ya tenía los conocimientos de partería. Rafaela confesó que cuando en las clases le pusieron los videos sobre los nacimientos se dio cuenta que todo eso ya lo sabía porque lo aprendió en sus sueños.

“Esa misma semana, cuando volví, me tocó el primer parto. Pasamos toda una noche ayudando a la mamá”, declaró.

Ahora siempre se acompaña de su nieta Cinthia, a quien preparó para que se convirtiera en la nueva partera del pueblo. Ambas realizan la tradicional “sobada” maya, que consiste en masajear el vientre de la madre para acomodar en la posición correcta al bebé para que nazca sin problema.

POR HERBETH ESCALANTE

dza


Compartir