FIBRA

¿Cuánta fibra tengo que darle a mi hijo para que no sufra de estreñimiento?

Una dieta alta en fibra ayudará a nuestro pequeño a no sufrir enfermedades, además de que te ahorrará ir al pediatra

Foto: Especial
Escrito en ESTILO DE VIDA el

Una de las situaciones que más nos preocupa como papás, es cuando nuestro pequeño hijo tiene estreñimiento. Generalmente recurrimos al pediatra y buscamos algún supositorio que alivie la constipación lo más rápido posible, pero para poder evitar este sufrir, debemos darle una alimentación alta en fibra y balanceada.

Existen distintas bibliografías que sugieren la cantidad recomendada de fibra para los niños dependiendo talla y peso; estas nos aconsejan agregar a la dieta diaria 5 porciones de frutas y verduras al día, además, si los combinamos con otros alimentos, es más fácil llegar a los requerimientos diarios. Para poder tener un poco más clara la cantidad de fibra que un niño pequeño necesita, es de 10 gramos, en comparación de un adulto, que necesita 25 gramos al día.

La fibra nos ayuda, principalmente en el sistema digestivo, así como a tener mayor saciedad en cada tiempo de comida. Una dieta que tiene buen aporte de fibra ayuda principalmente a evitar el estreñimiento, pero también al aporte generoso de nutrientes que ayudan a reducir ciertos tipos de cáncer y a prevenir el sobrepeso y obesidad.

Si vas a comprar un alimento industrializado, lo único que tienes que hacer es fijarte en la etiqueta de información nutrimental, si el producto tiene más de 5 gramos de fibra, es una excelente fuente, si tiene 3 gramos es buena. Pero hay que tener cuidado, no todos los productos que con tienen la leyenda de “cereales integrales” son una buena fuente de fibra, ya que muchas veces contienen azúcares añadidos y agregan muchas calorías extra a la dieta.

Es por eso que, para tener una mejor fuente de fibra, siempre hay que escoger lo natural, hay muchas fuentes de fibra que tenemos a la mano, con los cuales podemos crear muchos platillos y así agregarlos a la dieta familiar diaria. Algunos de estos alimentos son: frutas, verduras, leguminosas (frijoles, lentejas, habas, garbanzos), pan integral o cereales integrales como avena, arroz y maíz.

Así que ya sabes, la próxima vez que necesites agregar más fuentes de fibra a la dieta familiar diaria, busca estos alimentos y seguramente crearás platillos deliciosos, llenos de sabor, nutrientes y ¡mucha fibra!.