Los otros datos del INE

Basta revisar los acuerdos recientes del Consejo General del INE para constatar la fortaleza de la Institución. La atención se concentró en la aplicación de la ley que impidió al INE permitir que prosperara la candidatura de Félix Salgado Macedonio

Los otros datos del INE
Arturo Sánchez Gutiérrez / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Los ataques contra el INE se han convertido en parte de la estrategia electoral de MORENA. El objetivo es muy claro: ganar la atención en plena campaña y preparar el escenario para un discurso en el que, si ganan, fue a pesar del INE, y si pierden, el responsable es el mismo INE. Lamentablemente, esa batalla no permite ver los otros datos, los verdaderos avances del INE y de nuestra democracia para este 2021.

Basta revisar los acuerdos recientes del Consejo General del INE para constatar la fortaleza de la Institución. La atención se concentró en la aplicación de la ley que impidió al INE permitir que prosperara la candidatura de Félix Salgado Macedonio, entre otros candidatos. En medio del escándalo, se diluyó la importancia de las acciones afirmativas que pidió el INE a los partidos para registrar candidaturas. Los partidos, además de respetar la paridad de género, tuvieron que presentar 30 candidaturas indígenas, 8 candidaturas de personas con discapacidad, 4 fórmulas de personas afroantillanas, 3 de la comunidad LGBTTTIQ+ y 5 mexicanos migrantes, residentes en el extranjero. En democracia, garantizar este tipo de medidas fortalece la representación ciudadana y permiten que los derechos de todos se respeten.

Por eso, junto con la expansión de los derechos ciudadanos, se vuelve igualmente importante garantizar la correcta rendición de cuentas de todos los partidos, precandidatos y candidatos durante cada etapa del proceso electoral. No puede haber derechos sin obligaciones y, en democracia, la rendición de cuentas es una responsabilidad imperativa.

Los otros datos del INE muestran que se ha exigido a todos los candidatos que presenten su declaración 3 de 3 contra la violencia de género. En medio del empoderamiento de la mujer y del incremento de situaciones de violencia, lo mínimo era que el INE exigiera que los candidatos no hayan sido personas condenadas o sancionadas por: (1) violencia familiar y/o doméstica; (2) por delitos sexuales contra la libertad sexual; y (3), por ser una persona deudora alimentaria morosa. Si el INE tiene éxito con estas medidas, quien llegue a la Cámara de Diputados, del partido que sea, podrían impulsar leyes que busquen acabar con la inequidad con la que aún se trata a la mujer en México. Parece que en el INE, estos datos son los que verdaderamente cuentan si pensamos que la democracia es mucho más que solo instalar casillas y contar votos.

Resulta paradójico que, en este contexto, por exigir el respeto a las normas, se solicite desaparecer al INE o se cuestione su neutralidad. Lorenzo Córdova tiene razón: “Ser neutral no significa ser omiso o indiferente frente a las violaciones a la ley”. Mientras los inconformes como Félix Salgado Macedonio, pernoctan en las puertas de las instituciones electorales, sin haber rendido cuentas y acusado (no sentenciado) de delitos sexuales, los otros datos del INE muestran su verdadero actuar democrático.

Por ARTURO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ
PROFESOR INVESTIGADOR TEC MONTERREY
@ARTUROSANCHEZG

avh


Compartir