HISTORIAS QUE INSPIRAN

Erika Morales, la primera marchista mexicana en hacer los 50K: "mujeres y hombres, pueden hacer lo mismo"

La marchista mexicana se consagró como la primera en lograr esa distancia en el país con 30 años. Morales dejó claro que no hay límites para las mujeres en este deporte.

TENDENCIAS

·
Para Érika Morales no hay nada que una mujer no pueda hacerCréditos: Diego Zarazua

La marcha es una de las disciplinas por excelencia en México, es una de las ramas del atletismo que ha llenado de gloria a nuestro país en diferentes Juegos Olímpicos y Mundiales. A lo largo de la historia se han presentado grandes nombres en dicha disciplina que han marcado el presente del país en esta competencia. Ahora vamos a contar la historia de Erika Morales, una mujer que puso su nombre grabado con letras de oro en el atletismo nacional.

Desde Jerzy Hausleber, el padre de la marcha mexicana, hasta José Luis Doctor y Alegna González, dos de los exponentes que representarán a México en París 2024, los aztecas se han hecho presentes con una infinidad de reconocimientos internacionales en la marcha. Ahora vamos a recordar el nombre de una mujer que se encargó de demostrarle a todas las atletas mexicanas que no existen los imposibles. Erika Morales fue la primera en lograr los 50K en México y representar al país en competencias internacionales. 

Sigue leyendo:

Cecilia Tamayo Garza brilla en Francia con doble oro en el Meeting International de Forbach 2024

Ejercicios para adultos mayores que quieren fortalecer sus brazos desde casa

Erika Morales se consagró como la primer mexicana en hacer 50K (IG: alfacorporum)

¿Quién es Erika Morales, la primer mujer marchista mexicana en lograr los 50K?

Erika Morales es un claro ejemplo de que nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio y mucho menos de cumplir los sueños. La mexiquense comenzó grande en el mundo del atletismo, ya que fue a los 26 años dio inicio su etapa en alto rendimiento en la marcha. Lo que nadie se esperaba era que terminaría por convertirse en la primer mujer en hacer la marca de los 50K en el país. Morales lo haría a la edad de 30 años. Ahora, 10 años después de haberse iniciado en esta disciplina, Erika contó su historia para El Heraldo de México. 

"Yo inicie en la marcha desde el 2014, a los 26 años. Comencé en la modalidad de 20 km y de ahí di el salto a los 50 km cuando se abrió la prueba para mujeres en México", dijo Erika para comenzar a relatar su historia. 

La mexiquense dejó claro que uno de los factores por los que se inclinó por la marcha tiene que ver por ser un deporte que incluía técnica y no sólo era correr. El tener que mantener una postura y una técnica sin importar si se estaba cansada, iniciando o finalizando la prueba fueron factores por los que se enamoró de esta rama de atletismo. Dentro de su relato dejó claro que el motivo por el que se subió a la categoría de los 50K tuvo que ver con que siempre pensó que podía dar más de los 20 km en los que estaba compitiendo cuando se inició en el mundo del atletismo. 

Erika Morales comenzó su preparación como marchista a los 26 años. (Diego Zarazua)

No siempre corrió, así fueron sus inicios en la marcha 

Cuando se dice que una persona logra un hito en un deporte, lo primero que se piensa es que dicho atleta tiene muchos años practicando dicha disciplina. El caso de Erika no fue así, ya que antes del 2014 no corría ni marchaba. La mexiquense dejó claro que a lo largo de su vida hizo karate, donde nunca corrían distancias. Después de 15 años dedicados al arte marcial, Morales puso fin a su etapa como deportista para enfocarse en su trabajo. La mexiquense es fisioterapeuta

Morales se había retirado del deporte de alto rendimiento para comenzar a enfocarse en ayudar a los atletas a estar bien físicamente para sus competencias. Con 26 años, Erika trabajaba en la CONADE como fisioterapeuta. Sus jefes la habían mandado a trabajar con el equipo de marcha. Mientras esperaba a que los atletas terminaran su entrenamiento, ella comenzó a correr para entretenerse en algo, era mucho tiempo de espera y ella una mujer desesperada e inquieta. 

"Me llamó la atención porque en el inter en el que tenía que esperar a los chicos para su entrenamiento no hacía nada. Soy una mujer desesperada e inquieta y le pedí al entrenador que si podía correr. Me dijo que sí podía correr en ese momento y me gustó. Corríamos en Desierto de los Leones y comencé con 10k, bueno, media hora y lo que pudiera hacer en ese tiempo", dijo Erika sobre sus inicios. 

Después de conseguir la técnica adecuada y de que su entrenador, Pedro Aroche, le dijera que tenía la calidad, técnica y mentalidad para lograr competir a nivel nacional e internacional, fue que la mexiquense comenzó a buscar las marcas para poder representar a México a nivel internacional en la marcha. 

Erika aprendió la técnica y a tener resistencia en carreras (Diego Zarazua)

Cuatro años de entrega para lograr la marca histórica para las atletas

Erika recuerda que su entrenador tenía claro que las competencias iban a forjar el camino del éxito. Gracias a esto fue que la metió a todas las competencias que pudo cuando comenzó en la marcha. Aroche la metió a cualquier tipo de carrera, desde correr en la calle, campo traviesa, montaña, pista, cualquier competencia que pudiera foguearla.

Después de cuatro años aprendiendo la técnica y tomando experiencia en competencias en pueblos y diferentes alturas a lo largo y ancho de la República Mexicana fue que la mexiquense dio el salto a los 50K. La primera vez que hizo esta distancia fue en Bolivia, donde terminó con una marca de cinco horas. Si bien no le daban los tiempos para ir a un mundial, se rompía esa brecha de si las mujeres pueden o no pueden competir en esta categoría. 

"En Bolivia es un clima muy seco, hay mucho sol y la altura te 'mata', fue un poco pesado, pero si se pudieron terminar (los 50 km) hice cinco horas. Fue la primera vez que una mujer (mexicana) caminó los 50 km, de hecho me acuerdo que llegué antes que unos hombres", dijo Morales esbozando una sonrisa por traer a su memoria este bonito recuerdo. 

Erika logró su primer 50K en Bolivia (IG: alfacorporum)

La mexiquense recuerda que nunca estuvo sola, ya que primero sacan a los de 20K y después a los que van a correr los 50K, lo que ocurrió fue que al finalizar el trayecto era la única mujer que se encontraba compitiendo en ese momento. Después de ver cómo se le iluminaba el rostro por recordar esa competencia en Bolivia, Erika reconoció que nunca pensó en el reconocimiento por ser la primera mexicana en lograrlo. En su cabeza sólo pasaba el pensamiento de poder dar la marca para seguir creciendo dentro de la marcha. 

"Para ser sincera, no sentí emoción (al terminar la competencia), más bien quería dar la marca para pasar a otro nivel. Nunca pensé: 'voy a ser la primera', más bien era como completar o hacer menos de las cinco horas que me pedía el entrenador para seguir adelante. Nunca pensé 'Voy a ser la primera mujer, qué padre'", indicó.

Erika tiene claro que las mujeres y los hombres pueden hacer lo mismo, no hay límites (Diego Zarazua)

El reto más grande para Erika

Muchos pensarían que un atleta encontraría en las competencias el reto más grande, la realidad es que no es así. Para la mexiquense el reto más grande eran los entrenamientos y toda la preparación diaria para poder lograr los objetivos. El estar concentrada y comprometida con la meta final, la competencia. Erika deja claro que los atletas deben entender que el descanso, la buena alimentación, el escuchar al cuerpo y cumplir con los entrenamientos son la base para lograr los objetivos, pero también la parte más complicada de ser un atleta de alto rendimiento. 

"Exacto, entonces lo más pesado son los entrenamientos más que nada con el entrenador que yo tenía era muy exigente, es una persona muy disciplinada, entonces pues no te puedes enfermar, no podías 'decir hoy no quiero entrenar'", explicó. 

Fuera del tema de los entrenamientos, Morales dejó claro que lo más complicado a la hora de competir tiene que ver con conocer tu cuerpo y la forma en la que una persona se tiene que hidratar para terminar la competencia. Este último punto fue un factor importante para Erika en la primera competencia, ya que al no hidratarse correctamente no pudo lograr terminar la competencia como hubiera querido. Probó cosas que no había consumido durante los entrenamientos y eso le perjudicó en lugar de ayudarle. 

"Pues pienso que no iba mal que lo iba haciendo bastante bien, iba bajando mis marcas de media hora, 10 minutos, o sea, creo que pude haber llegado un poco antes, pero pues por azares del destino no se pudo y me siento bien. Me siento orgullosa de lo que hice y estuvo padre porque le enseñas a muchas personas que también las mujeres pueden hacer lo mismo que los hombres, no hay limitantes", dijo Morales.

Erika tiene claro que las mujeres no tienen límites y pueden hacer lo mismo que los hombres (IG: alfacorporum)

Lo que pensaba durante las competencias

Muchas veces la gente puede llegar a pensar que los atletas van pensando en las personas a las que les quieren dedicar la carrera o agradecer por el apoyo brindado. Morales recuerda que durante esas cuatro o cinco horas de competencia sólo tenía cabeza para ir pensando en los tiempos que debía cumplir, la distancia en la que estaba y cómo se sentía, si debía acelerar o podía bajar el ritmo para tomar un poco más de aire.

La actualidad de Erika Morales 

Erika se convirtió en seleccionada nacional en marcha destacando en las siguientes competencias: dos veces campeona del Circuito Internacional en marcha Jerzy Hausleber, segundo lugar en el maratón de la CDMX, primera mujer en realizar 50K de marcha en México, tiene el récord nacional de marcha en los 50K en el país y se clasificó a una Copa Panamericana. 

Ahora, a los 36 años, Erika sigue ligada al deporte y a la marcha, pero de otra forma. Para ser más precisos, de la misma en la que comenzó en esta bonita disciplina del atletismo: como fisioterapeuta. Actualmente trabaja en Alfa Corporum, una clínica que recibe todos los días a grandes exponentes del deporte en México. Una muestra de ello es el mural que tienen en la entrada con las firmas y dedicatorias de todos los Olímpicos y Mundialistas mexicanos que han ido a tratarse alguna lesión con Erika y los otros especialistas que trabajan en dichas instalaciones.