TENDENCIA

Carlos Huber, orgullo mexicano de la industria del perfume con Arquiste

Su firma perfumera es una de las más importantes en la industria. Carlos Huber, nacido en México y creador de Arquiste, nos platica desde su residencia en Nueva York el poder de los sentimientos por medio de las fragancias

Su firma perfumera es una de las más importantes en la industria. Carlos Huber, nacido en México y creador de Arquiste. Foto: Especial
Escrito en TENDENCIAS el

Hace pocos días, se anunció el 2021 Fragrance Foundation Awards, cuyo objetivo es celebrar las mejores fragancias del mundo. La pieza de Carlos Huber, Misfit, obtuvo una de las más importantes distinciones, en la categoría Indie. El mexicano ha posicionado Arquiste como una firma exquisita, así nos lo contó:

¿Qué es lo más complicado de crear un perfume?

Diría que es un arte subjetivo, porque es encontrar el balance de algo que sea muy personal y que te toque un nervio emocional o el corazón, y que te haga sentir algo. Y después expandirlo a que sea una experiencia que más gente la comparta, que disfrute este tipo de cosas y que también tengan una experiencia similar, que sea algo especial para ellos. Eso es complicado, el balance entre algo objetivamente bello y subjetivamente emocional.

¿Ha influido tu cultura mexicana para la creación de tus colecciones?

Si, 100 por ciento. Obviamente México tiene muchísimo, un perfil olfativo muy grande. Para empezar, la naturaleza es súper generosa, tenemos muchísimas plantas, todo el mundo de las hierbas, las flores mexicanas, el hecho de que tenemos cempasúchil, nardo, magnolia, huizache y tantas opciones. El nardo es de las cosas más importantes en el mundo del perfume. Como desarrollador de esencias, me ha afectado muchísimo, porque es algo que para mí es importante, lo que son los perfumes frescos, el nardo, la flor de azahar, que no es necesariamente mexicana, porque tiene una herencia española, pero como latinos es algo que tenemos desde España hasta Argentina, es algo muy común. La flor de azahar para mí es muy importante, simplemente por el hecho de donde nací y me crié.

¿Por dónde va la inspiración de Arquiste?

Todos los perfumes tienen una historia detrás. La manera en la que lo hacemos es que investigo una historia particular, un momento o un lugar que quiero contar, “rescatar”, digamos. Ya sea un convento virreinal en la Ciudad de México, la experiencia de una discoteca en Acapulco, un duelo en un bosque en Rusia o el intermedio de una ópera en París... luego es identificar las notas olfativas, qué usaba la gente, cuáles son los materiales arquitectónicos que definen el lugar: si es madera, barro o estuco.

También la naturaleza, lo que es el paisaje, las hierbas, todo esto se vuelven notas o pistas para revelar a qué olía estar ahí en ese momento. La idea de cada perfume de Arquiste es transportarte a ese momento histórico, que no necesariamente son demasiados lejanos en el tiempo. Al tener esta experiencia olfativa de repente tienes un puente hacia el mundo, no necesariamente hacia el futuro, ese también es el pasado.

Y también se vuelven parte de tu vida, ese perfume que tal vez tenga una historia sobre París en 1899, de repente es el aroma que después identificas con tu novio.

¿Cómo llegas a crear Misfit?

Está basado en la historia de cómo los textiles de India llegaban a Marsella empacados en hojas de pachuli. Estas pashminas, de cashmere de la zona de Kashmir, en India, olían a pachuli. En esa época las mujeres que lo usaban, olían a pachuli, porque estaba
completamente macerado, y se volvió su aroma.

En principio, como esos chales eran muy caros, ese aroma se volvió muy elegante, porque significaba prestigio y dinero; cuando los imitan en Europa, los comienzan a perfumar artificialmente para que huelan, las personas que los empiezan a comprar ya es gente más bohemia, por ejemplo cortesanas o comerciantes. Por eso se vuelve el aroma de los bohemios, de los misfits; esa es la primera vez que el pachuli se vuelve un aroma “alternativo”.

Más adelante son los hippies que lo retoman, entonces para nosotros en Misfit queríamos hablar del pachuli, pero no la más
reciente interpretación de los años 60, sino de un pachuli que era mucho más sofisticado, cálido, más ámbar y más refinado.

  • También trabajó para la marca Ralph Lauren como Store Development, donde diseñaba las tiendas.
  • Huber estudió arquitectura, pero su vida cambió radicalmente para dedicarse a su empresa Arquiste.
  • Tiene una gran relación con el célebre perfumista Rodrigo Flores-Roux, con quien produce sus piezas.
  • En sus inicios aprendió en Givaudan desde Nueva York, empresa encargada de desarrollar fragancias y productos de belleza.

HA DICHO

“La tendencia es seguir la intuición. tienes que tener convicción de tu idea, y apertura de mente para entender que también tiene que gustarle a la gente".

POR BEGOÑA COSIO
FOTOS: Cortesía

MAAZ