TENDENCIAS

Simulacro Nacional 21 de junio: ¿Sabes cómo funciona la alerta sísmica?

La red de monitoreo que funciona en gran parte del país es uno de los instrumentos que tenemos para mitigar los daños por los sismos

TENDENCIAS

·
Foto: Cuartoscuro

El próximo lunes 21 de junio, en conjunto con la Coordinación Nacional de Protección Civil, se realizará el primer simulacro por sismo en la Ciudad de México, informó la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC), que encabeza Myriam Urzúa Venegas.

La dependencia señaló que el objetivo es reforzar y mejorar las acciones preventivas, de comunicación y respuesta del Gobierno de la Ciudad de México, así como de evaluar el Plan de Emergencia Sísmica.

Los constantes ejercicios de prevención ciudadana, son el resultado de una cultura que nació entre los pobladores de la ciudad de México luego del terremoto del 19 de septiembre de 1985 y se consolidó con el sismo ocurrido 32 años después en la misma fecha.

Desde entonces, las autoridades de protección civil, especialistas, académicos, sociedad civil y los gobiernos de los tres niveles se han dado a la tarea de mejorar y ajustar la tecnología existente para brindarnos unos segundos que nos permitan salvar la vida.

¿Qué es el sistema de alerta sísmica?

El SASMEX es un sistema de alerta temprana para prevenir sismos y es reconocido en el mundo como el primero en su tipo que registra, evalúa y alerta de movimientos telúricos de gran magnitud que se generan en México.

El sistema está a cargo del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C. (CIRES A.C.) tanto en su operación como en su mantenimiento.

El sistema funciona a través de sensores que forman una red y están instalados alrededor del litoral del Pacífico y en el centro del país, la decisión de hacerlo de esa manera es porque históricamente se han registrado una mayor cantidad de movimientos sísmicos y los especialistas del tema sugieren mantener una mayor atención en todo el litoral del Pacífico, especialmente en los estados de Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Michoacán.  

Actualmente hay 96 estaciones en servicio (33 en Guerrero, 38 en Oaxaca, 9 en Michoacán, 5 en Colima, 6 en Jalisco y 5 en Puebla) y 6 centrales de alertamiento en las ciudades de Oaxaca, Acapulco, Chilpancingo, Morelia, Puebla y la ciudad de México.

Una vez que se registra el sismo, rápidamente es evaluado por tres algoritmos de alta confiabilidad que nos ayudarán a determinar una posible magnitud, es importante aclarar que en ese momento es una proyección, no la magnitud exacta del movimiento ni el tipo de movimiento.

El sistema evalúa el sismo en más de dos estaciones y si se supera el umbral preestablecido de alertamiento (supongamos un sismo mayor a 5 grados) se emitirá de manera regionalizada un aviso de Alerta Sísmica que será difundido a través de las altavoces colocados en gran parte de la ciudad de México.

También es importante aclarar que la infraestructura de alerta es a nivel nacional y los altavoces que emiten el sonido de la alerta es infraestructura colocada por la administración de la ciudad de México, por esa razón no encontramos este sistema en otros estados de la república.

¿De qué depende que un sismo sea alertado en tiempo y forma?

Un primer punto es la distancia entre el sensor de la primera detección y la ciudad que pretende activar la alerta, por ejemplo, cuando el movimiento se genera en Oaxaca o en Chiapas, y amerita la activación de la alerta, los ciudadanos en la capital del país cuentan con  varios segundos y hasta minutos para salvaguardar su vida o dirigirse a un lugar seguro.

El segundo punto es la magnitud, dicho parámetro se estima por los algoritmos en dos estaciones del sistema de alerta, primero se envía una estimación y una vez que ha sucedido el evento se genera la magnitud exacta por parte del Servicio Sismológico Nacional (SSN).

Y finalmente, el algoritmo como se indicó, debe ser confirmado por al menos dos estaciones para confirmar el envío de la alerta.

¿Cuáles son los algoritmos?

Son tres como lo mencionamos, algoritmo 3s, S-P y algoritmo 2 (S-P), llevan ese nombre por el tipo de ondas que se generan en un movimiento sísmico. (Ondas internas y superficiales).

  • Ondas internas y superficiales
  • Las ondas internas transmiten los temblores preliminares de un terremoto pero poseen poco poder destructivo. Las ondas internas son divididas en dos grupos: ondas primarias (P) y secundarias (S).
  • Las ondas internas llegan a la superficie, se generan las ondas L, que se propagan por la superficie de discontinuidad de la interfase de la superficie terrestre (tierra-aire y tierra-agua). Son las causantes de los daños producidos por los sismos en las construcciones. Estas ondas son las que poseen menor velocidad de propagación a comparación de las otras dos.

El algoritmo 3s va a estimar una magnitud a los 3 segundos que se detectó la onda P del sismo. Por sus características, únicamente algunas estaciones pueden alertar con esta estimación.

El algoritmo P y S  van a evaluar toda la información desde que se detectó la Onda P hasta el arribo de la Onda S.

Se encuentra habilitado para alertar en todas las estaciones.

El tiempo de evaluación es variable y depende de la distancia que existe entre el foco de sismo y la estación que está estimando la magnitud.

El algoritmo 2 (S-P) evaluará la información desde el inició de la detección hasta una parte de la onda S, y se hará la estimación en el doble de tiempo en el que lo hizo el Algoritmo S-P.

Se encuentra habilitado en todas las estaciones del Sistema.

Simulacro en marcha

El próximo lunes 21 de  junio se realizará a las 11:30 horas, tendrá como hipótesis un sismo de magnitud 8.1 con epicentro a 4 km al Sur de Papayo, Guerrero, 30 km de profundidad con una percepción muy fuerte en la capital del país.

A las 11:30 horas el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES), activará la Alerta Sísmica a través de los 12 mil 825 altavoces que opera el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), así como las televisoras y radiodifusoras que cuentan con el servicio; además de los edificios públicos y privados que tienen instalados los receptores.

BAR