Miss Universo: La PELÍCULA que pone en evidencia el oscuro mundo del culto a la "belleza"

El culto a la belleza y el cumplir estándares importados que no caben en diversas regiones y contextos llevan a crear la denominada "fábrica de misses"

Miss Universo: La PELÍCULA que pone en evidencia el oscuro mundo del culto a la "belleza"
Documental del Miss Universo. Foto: IG

Este 16 de mayo se celebró el concurso de belleza más popular en el mundo, es decir, la edición 2021 del Miss Universo, en el que mujeres de todo el orbe luchan por obtener una corona que las va a distinguir como la más bella del mundo. Durante un año quien obtenga el premio va a viajar por el mundo con un mensaje altruista y promoviendo valores. 

Llegar hasta esa pasarela es el sueño de muchas niñas que están dispuestas a hacer "lo que sea" para cumplir los requisitos que un jurado impone. Por tradición Venezuela se destaca como el país más ganador en este rubro, reforzando el estereotipo de que las mujeres de este país petrolero son en su totalidad hermosas.

Pero un documental ha dejado al descubierto el estilo de vida de las jóvenes que no tienen ningún reparo en transformarse y ponerse en manos del denominado "zar de la belleza" Osmel Sousa, para conseguir el boleto al certamen mundial y representar a su país. 

Incluso se retratan las implicaciones políticas que tiene el concurso en un país en el que 23 mujeres han ganado la corona.

"Me haré la cirugía plástica que haga falta para ser Miss Venezuela"

To Be a Miss, es el nombre del documental que por algún tiempo estuvo disponible en Netflix, en el que las jóvenes protagonistas (desde los 17 años) deben encantar a los "expertos" y mejorar lo que, a juicio de ellos, tienen mal para llegar a ser la Miss Venezuela. 

Bethania Dávila tenía 17 años cuando fue rodado el documental, pesada 50 kilos, pero los encargados del concurso querían que bajara entre ocho y 10 kilos para poder ser aceptada en "La Casa Rosada", el centro de las misses del país del Sur de América. Ella pasaba cinco horas diarias el el gimnasio. 

También se sigue el proceso de Kiara Veras y a Mirla Guillén, mujeres que son obligadas a venderse a diversos "patrocinadores" con el fin de poder financiar las cirugías que las dejen "aceptables" en el estándar de belleza importado que claramente no pueden cumplir. 

To Be a Miss es dirigido por Aaron Woolf, Edward Ellis y Flor Salcedo, y hace una analogía a "la fábrica de misses". 

El documental puede ser adquirido en renta en Amazon.

psc

 


Compartir