LAS BUENAS

Estrella Salazar, la joven mexicana seleccionada por la NASA, busca que los pequeños se interesen en la ciencia

Estrella Salazar entró al mundo de la ciencia para ayudar a su hermana, ahora busca financiamiento para viajar a la NASA

TENDENCIAS

·
ACTIVA. Participa en varias iniciativas hablando de la importancia de la ciencia. Foto: Especial

Originaria de la colonia Benito Juárez, en Nezahualcóyotl, Estrella Salazar se interesó en el mundo de la ciencia desde que era una niña; cansada de ver las diferencias que había con su hermana mayor, quien padece hipoacusia severa (pérdida de audición neurosensorial), buscó la manera de ayudarla.

“Cuando tenía dos años y medio les decía a mis papás que quería ser médico, para curarla y disminuir la discriminación con la que la trataban. Me compraron una enciclopedia, donde vi el funcionamiento del cuerpo humano y me di cuenta que la medicina no era la única área en la que podía trabajar”, comentó la joven de 16 años en entrevista.

Con este objetivo creó la app Hands with voice, que traduce el lenguaje de señas a texto y voz. Aunque ella tuvo la idea, actualmente trabaja con cerca de 90 personas que comparten su conocimiento de manera gratuita en desarrollarla; esperan que esté lista a mediados de 2022.

“Esta aplicación le abrirá las puertas a todas las personas que tienen problemas auditivos o que no puedan hablar, sería un cambio radical en sus vidas. Ahora no sólo quiero ayudar a mi hermana, sino a todos los que viven esta condición”, agregó.

Su interés por la ciencia no acaba en esta herramienta, hace unos meses fue seleccionada para tomar un taller en la NASA en 2022, pero aún busca el financiamiento de esta aventura; actualmente le hace falta el 25 por ciento.

“El proyecto que desarrollé es medicina especial, se trata de colaborar en más investigaciones para estudiar los efectos de la microgravedad en el cerebro, es decir, las alteraciones que éste sufre por la presión intracraneal debido a la microgravedad. Esta investigación me permitirá estar cinco días con un entrenamiento de astronauta. La final es una competencia entre equipos para entregar un proyecto de ingeniería espacial”, explicó.

DESEA INSPIRAR

Desde los 13 años ha dado clases a alumnos de primaria, secundaria y preparatoria de Neza, impulsándolos a crear proyectos dirigidos a mejorar la calidad de vida de su comunidad, porque cree que haciendo cambios locales habrá una transformación mayor.

En la mente de Estrella no hay límites, ni de género ni de edad. A los 14 años se convirtió en la alumna más joven en entrar a un laboratorio en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, por eso busca motivar a más niños y niñas a que entren a este fascinante mundo.

CAR

Temas