TRES EN RAYA

Celebrar que Del Río Virgen esté de vuelta

José Manuel Del Río Virgen ya regresó a sus labores legislativas en el Senado. Tiene una nueva misión de vida: visibilizar los casos de personas privadas de la libertad injustamente en Veracruz

OPINIÓN

·
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México

Desde el triunfo de Morena en 2018, pocas veces ese partido ha sufrido un revés. Ello tristemente significa que, por lo general, los gobernantes emanados de la 4T pasan por encima de la ley. La liberación de José Manuel del Río Virgen, secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado, debe entenderse como una afortunada excepción.

Del Río Virgen estuvo preso seis meses en un penal de Veracruz. ¿La razón? La inquina del gobernador de esa entidad, Cuitláhuac García y su necia obstinación de lastimar a ciertas figuras políticas nacionales, entre ellas al senador —también de extracción morenista— Ricardo Monreal.

El secretario técnico de la JUCOPO fue finalmente exonerado y ganó en todas y cada una de las instancias jurídicas, mientras que García (con el apoyo del presidente de la nación quien mismo ayer dijo: “le tenemos confianza al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, él no es como los otros, él es incapaz de fabricar delitos para castigar a adversarios”) siguió amenazando en Twitter que haría lo necesario para que el legislador retornara a prisión. Ambos ejecutivos muestran desconocimiento y desprecio absoluto por la ley. Nada nuevo, lo que no quita que a todos nos debería de preocupar.

La liberación del senador es también una cachetada con guante blanco o con todas la de la ley a los senadores “duros”, radicales y corrompidos de Morena quienes eliminaron la Comisión Especial de Atención a Víctimas de Abuso de Poder. Mientras Monreal y otros legisladores (entre ellos Dante Delgado y otros emecistas) abogaban por la inocencia de su colaborador, compañero y amigo, senadores como Gloria Sánchez, César Cravioto, Mónica Fernández, Ernesto Pérez Astorga y Antares Vázquez jugaron a la política sin darse cuenta que lo que se ponía en jaque era la inocencia de una persona injustificadamente acusada de homicidio. ¿Podrán/querrán pedir una disculpa? ¿Por lo pronto y al menos a Del Río Virgen? Lo dudo, su soberbia es aún más grande que su necedad.

Cabe mencionar que Del Río Virgen, además de secretario técnico de la JUCOPO, es miembro de Movimiento Ciudadano por lo que tanto su encarcelamiento ilegal como su reciente exoneración tendrán implicaciones para ciertos actores políticos de nuestra nación. Entre ellos los ya mencionados Monreal, Delgado y el mismo Del Río (a quien medio en serio, medio en broma, el dirigente de MC recibió en el Senado diciendo: “Tenemos candidato"). Pero también para los perdedores de esta justa política. Iniciando con Cuitláhuac García y los senadores morenistas que prefirieron la consigna política antes de la verdad y la justicia.

José Manuel Del Río Virgen ya regresó a sus labores legislativas en el Senado. Tiene una nueva misión de vida: visibilizar los casos de personas privadas de la libertad injustamente en Veracruz. Seguramente podrá hacer una importante mancuerna con los hermanos Castillo Cuevas, quienes saben y sufrieron del injusto e ilegal encarcelamiento de su madre Alejandra Cuevas a manos del fiscal. Es solo una idea que habrían de explorar.

Cuitláhuac García agotó todos sus recursos para mantener preso a Del Río Virgen. Quedó desenmascarado y se sabe que el gobernador sirve y se sirve de la corrupción. García abusó de su poder.

Abuso que realiza, defiende y comparte el Movimiento Regeneración Nacional y la Cuarta Transformación. De allí que esta liberación se deba celebrar a lo grande; a medida que se festina, se evidencia la podredumbre del régimen que nos gobierna.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM
@MALOGUZMANVERO

PAL

 

SEGUIR LEYENDO: 

Moratoria o no moratoria (constitucional), ésa es la cuestión

DonMetiches, Mario Delgado y su jefe

Suiza y el Ahuehuete