TINTA Y PAPEL

Cinco estados con sospechas de Hepatitis infantil aguda

La instrucción es una afrenta para la realidad de la mayoría de los mexicanos, en el país tan sólo anualmente se presentan mil 600 casos de hepatitis de causas diversas, pero el 40 por ciento de este padecimiento nunca se conoce cuál fue su origen

OPINIÓN

·
Engge Chavarría / Tinta y Papel / Opinión El Heraldo de México

El Dr. Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Secretaría de Salud, pidió el fin de semana a los mexicanos no caer en pánico ante la aparición de los primeros cuatro casos de hepatitis infantil aguda; la recomendación es que los menores cuenten con su esquema completo de vacunación y lleven a cabo medidas las medidas higiénicas básicas, como son el lavado de manos.

La instrucción es una afrenta para la realidad de la mayoría de los mexicanos, en el país tan sólo anualmente se presentan mil 600 casos de hepatitis de causas diversas, pero el 40 por ciento de este padecimiento nunca se conoce cuál fue su origen.

Además, seis de cada 10 personas no cuentan con seguridad social en el país, el Dr. López Gatell asegura que una de las cuestiones que debe mantenernos más tranquilos es "se trata de menores que radican en el país, y que tienen actividades convencionales"; pues peor aún porque el contagio se puede dar de forma convencional.

La recomendación de que los niños cuenten con su esquema completo de vacunación tampoco será posible ante esta ola de emergencia, desde 2020 enfrentamos desabasto de medicamentos y medicinas.

Pero vayamos al detalle, tan sólo llevamos más de un año, que no hemos podido vacunar a los niños para combatir al Covid-19, el Dr. Fernando Gabilondo Navarro, ex director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, comenta que es el tiempo que hemos tardado en reaccionar y los niños son los más vulnerables ante esta pandemia y la que posiblemente enfrentemos como es el caso de la hepatitis infantil aguda.

No es un tema menor, López Gatell insiste que son casos aislados, pero tan sólo a dos días de su declaración, ya hay casos sospechosos de un menor en San Luis Potosí, otro más en Sinaloa de 15 años, en Tamaulipas de un adolescente de 14 años; en Coahuila de un menor de 13 años y al cierre de esta edición uno más en Durango, que ya está hospitalizado bajo observación médica.

En Latinoamérica somos el cuarto país en donde la enfermedad está presente desde el pasado mes de abril, seguidos de Panamá, Argentina y Puerto Rico.

¿Por qué sí debemos estar alerta?, porque tan sólo la Organización Mundial de la Salud tiene en sus registros que esta nueva enfermedad causa una mayor letalidad que el COVID-19, afecta al 10% de los infantes y la única solución es el trasplante de hígado.

La semana pasada le explicaba, en este mismo espacio, que los pediatras desde hace dos semanas se encuentran alertas del desarrollo de esta enfermedad, que no hay vacuna para ella y que los primeros síntomas son fuerte dolor abdominal y diarrea.

De acuerdo con la OMS, los síntomas de la hepatitis aguda son varios: desde gastrointestinales, como la diarrea o el vómito, fiebre y hasta dolor muscular y articular, pero la manifestación más característica es la ictericia, es decir, una coloración amarilla en piel y ojos.

Por ahora, esperemos que el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, vea de cerca estos brotes y antes de que nos agarre una nueva pandemia estemos al menos preparados con recursos médicos y económicos para enfrentar una emergencia, pues se trata de la población que representa el futuro de México, tus hijos, los míos y la responsabilidad de todos.

POR ENGGE CHAVARRÍA

PAL