COLUMNA INVITADA

Los niños sí lloran

Tiene 58 años y su historia de maltrato infantil apenas ha sido revelada. De niño, su madre le pegaba, aventaba objetos, y él solo aguantaba o escapaba

OPINIÓN

·
Salvador Guerrero Chiprés/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

Tiene 58 años y su historia de maltrato infantil apenas ha sido revelada. De niño, su madre le pegaba, aventaba objetos, y él solo aguantaba o escapaba. Hasta hace unos días se desconocía esa parte de la vida del actor estadounidense Johnny Depp, que su hermana hizo pública al testificar en el juicio que enfrenta con su ex pareja Amber Heard. 

En muchas de las ocasiones, la violencia ejercida sobre los niños, por ser varones, es invisibilizada, normalizada y justificada por la cultura y tradiciones, donde es mal visto que el hombre, a cualquier edad, demuestre sufrimiento o queja. 

Ante las agresiones de cualquier índole, niños y niñas se caracterizan por desarrollar numerosos síntomas, pero ellos son especialmente presionados para reprimir las manifestaciones. 

Desde la infancia se inculcan estereotipos: los hombres no lloran, el rosa es para niñas y el azul para los niños, la delicadeza es característica de ellas y la rudeza y fuerza de ellos; mostrar las emociones es cosa de mujeres. 

Alberto tiene 15 años y mucho miedo. De manera constante su padre lo amenaza con correrlo de casa o "matarlo a golpes" si difiere de sus opiniones. Al contactar por el Chat de Confianza (55 5533 533) del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México, el niño relató que ante las agresiones llora entonces el hombre lo insulta. Su madre se muestra indiferente y a veces solo sonríe o le dice: “caes mal”. 

Durante el proceso evolutivo de la niñez a la adolescencia, se les enseña que deben demostrar hombría y que no son “afeminados”, para lo cual tienen que agredir, defenderse, no buscar ayuda, mostrar que son más fuertes.  

La Organización Mundial de la Salud define el maltrato infantil como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de agresiones físicas o psicológicas, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo. 

Los datos del Consejo Ciudadano revelan que las niñas reportan más las agresiones que los niños, en una proporción de 3 a 2. En el caso de los varones el 28% de las situaciones de maltrato ocurrió hace más de un año. 

En el 34% de los reportes, los niños revelan maltrato físico, en 29% omisión de cuidado, 14% son por agresiones sexuales y 15% de tipo psicoemocional. Y en más de la mitad de los casos ocurren contra infantes de entre 11 y 15 años. 

En la ciudadanía, que está en constante evolución, el estereotipo de jefe de familia, frío, aislado emocionalmente y que cumple solo con su papel de proveedor empieza a cambiar y dar paso a las nuevas masculinidades, que nos invitan a deconstruirnos y reeducarnos bajo una visión más equitativa e igualitaria. Ese es el reto, por los niños sí lloran. 

Salvador Guerrero Chiprés 

PRESIDENTE DEL CONSEJO CIUDADANO PARA LA SEGURIDAD Y JUSTICIA DE LA CIUDAD DE MÉXICO 

@guerrerochipres 

MAAZ