COLUMNA INVITADA

Covid: Del emmerder al “no pasarás”

La expresión empleada por el mandatario francés, Emmanuel Macron, de querer “fastidiar” o “fregar” —según las traducciones que puede tener el verbo emmerder— a los no vacunados contra la Covid

OPINIÓN

·
Salvador Guerrero Chiprés/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: Foto: Especial

La expresión empleada por el mandatario francés, Emmanuel Macron, de querer “fastidiar” o “fregar” —según las traducciones que puede tener el verbo emmerder— a los no vacunados contra la Covid, y el impedimento para que el tenista serbio Nolan Djokovic ingresara a Australia al no estar vacunado ponen en el centro de atención los límites de las libertades.

El estado de emergencia sanitaria mundial, incrementado por la variante Ómicron, mueve las jerarquías del comportamiento individual y colectivo. Libertad, igualdad, justicia, tolerancia son conceptos en riesgo de encontrar sus opuestos, ante lo cual se vuelve indispensable hallar consensos que prioricen el bienestar de la comunidad por encima de los deseos particulares.

El filósofo estadounidense John Rawls estableció que las personas aceptan por anticipado un principio de igual libertad sin conocimiento de sus intereses particulares y adaptan su bienestar a lo que requiere la justicia.

Bajo este argumento, vivir en una sociedad libre y justa durante la pandemia implica que las decisiones personales se tomen considerando la situación de salud de todas y todos.

“A los no vacunados tengo muchas ganas de fregarles, y eso es lo que continuaremos haciendo hasta el final; es esta la estrategia”, dijo Macron, Presidente de Francia, en una entrevista con el diario Le Parisien. Más allá de la validez de la expresión usada por el mandatario, la narrativa forma parte de la frustración de quienes ya han sido inoculados y que tienden a radicalizarse ante aquellos que, por diversas razones, rechazan la aplicación del antígeno o el uso de cubrebocas.

En el mundo han sido visibles escenas de discriminación o peleas en establecimientos al negarse a acatar las reglas sanitarias, ante el argumento de un libre albedrío que encuentra oposición en las afectaciones de la mayoría. Reglas claras y oportunas y el proceso de vacunación dan certeza, como en la Ciudad de México, donde la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, impulsa la vacunación como estrategia para agilizar la reactivación de todas las actividades e incluye una actitud de equilibrio, útil siempre ante tentaciones paranoicas o catastrofistas.

Al llegar a Australia para jugar el Abierto de Tenis, al jugador número uno del mundo, Nolan Djokovic, le cancelaron su visado y la impidieron el ingreso por carecer de vacuna y no poder demostrar la exención médica.

“No será tratado de manera diferente a ningún otro”, explicó el Primer Ministro australiano, Scott Morrison. La decisión del tenista de no vacunarse es respetable, pero se enfrenta a límites impuestos por la realidad del riesgo, porque vivir en una sociedad justa implica libertad con igualdad.

POR SALVADOR GUERRERO CHIPRÉS

PRESIDENTE DEL CONSEJO CIUDADANO PARA LA SEGURIDAD Y JUSTICIA DE LA CIUDAD DE MÉXICO

@GUERREROCHIPRES

MAAZ

Sigue leyendo

Ciudadanía sin triquiñuelas

Esclavitud, en 2021

Batres: gobernabilidad compartida