A FUEGO LENTO

Reforma Laboral, un sueño guajiro de la 4T

La 4T, AMLO y la Secretaría del Trabajo le quedan mucho a deber a la clase trabajadora y dan la razón a los reclamos de Estados Unidos

OPINIÓN

·
Alfredo González / A Fuego Lento / El Heraldo de México

No ha concluido el primer mes del nuevo año y los congresos de Estados Unidos y México reprocharon a sus respectivos presidentes (Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador) el incumplimiento del T-MEC en diversos rubros, colocando a ambas naciones en una guerra de reclamos.

Del lado estadounidense, la Comisión de Finanzas del Senado, encabezada por Ron Wyden y Mike Crapo, acusó retrasos y omisiones de México en los sectores energético, agrícola y farmacéutico, pero particularmente en el ramo laboral. Hicieron sentir sus inconformidades a Katherine Tai, directora de la Representación Comercial de EU.

Les preocupa que los esfuerzos para mejorar los derechos de los trabajadores mexicanos sean desiguales y que la implementación de la reforma laboral no avance tan rápido como se requiere. Recordaron que el T-MEC contiene obligaciones para eliminar el trabajo forzoso y obligatorio, pero estiman que estamos muy lejos de cumplirlas.

Citaron como ejemplo que el 21 de octubre de 2021, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU frenó la importación de tomates mexicanos, producidos mediante trabajo forzoso.

TE PUEDE INTERESAR: 2022: Todos contra todos

A raíz de este reclamo vale la pena preguntarse: ¿Qué es y en qué consiste la reforma laboral? México se comprometió a crear iniciativas para mejorar las condiciones de la clase trabajadora en salarios, arbitraje laboral y nuevas prácticas sindicales.

Sin embargo, en todo nos queda a deber la 4T, particularmente la Secretaría del Trabajo, a cargo de Luisa María Alcalde. Por ejemplo, el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, a cargo de Alfredo Domínguez Marrufo, inició funciones el 3 de noviembre con muchas dificultades, por falta de recursos y profesionalización de sus funcionarios. Tampoco ha podido romper con la mala reputación heredada del Sistema Registral tradicional, en el que intereses creados determinaban si una organización sindical obtenía su registro o no. Si bien es cierto que la nueva política está basada en la democracia, tal parece que la curva de aprendizaje llevará mucho tiempo, pues hay resistencias del viejo sindicalismo para realizar procesos democráticos que permitan legitimar contratos colectivos.

A eso hay que agregar las dificultades que provoca la falta de recursos en el Centro Federal de Conciliación, para instalar oficinas en todo el país, como el accidente que ocurrió hace un mes en Baja California, cuya sede se vino abajo, junto con un viejo centro comercial. Pero eso no es lo peor. Se irán a la calle unas cinco mil personas que laboran en la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. Correrán la misma suerte dos mil elementos de la Guardia Nacional y otros miles de agentes de la FGR, que al iniciar el año fueron despedidos, convirtiéndose también en el vivo ejemplo de que eso de la reforma laboral es un sueño guajiro de la 4T.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “La ilusión vale cuando la realidad la toma de la mano”.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ

SIGUE LEYENDO

El partido naranja va por los resentidos

El enojo presidencial

PAL