COLUMNA INVITADA

¿De qué se ríe el Presidente?

Inaugurado por el Presidente López Obrador, quien señaló que el país está venciendo la pandemia; buscan recuperación económica

OPINIÓN

·
Arturo Ávila / Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Tuve la oportunidad de estar en la Feria Aeroespacial México (FAMEX), en la Base Militar Aérea de Santa Lucía, donde se construye el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). El evento fue inaugurado por el presidente López Obrador, quien señaló que el país está venciendo la pandemia, por lo que transita por la etapa de recuperación económica y se acerca a la normalidad.

Al evento invité a mi amigo el Presidente Municipal electo de Puerto Vallarta, Luis Alberto Michel Rodríguez y tuve participación como expositor de productos y servicios para la Seguridad Nacional. Asimismo, presenté mi último libro titulado, Fuerzas Armadas: Instituciones de confianza que amablemente fue prologado por el Secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval y el Secretario de Marina, Rafael Ojeda Durán.

Tras la inauguración, tuve la oportunidad de acercarme para saludar al presidente López Obrador y obsequiarle un libro, además de invitarlo a mi tierra, Aguascalientes, donde he sido candidato a la presidencia municipal en un par de ocasiones. Lo que más llamó mi atención fue lo feliz y risueño que se veía, y sin duda tiene motivos para estarlo, ya que hay un panorama positivo frente a la recuperación económica del país y especialmente del sector aeroespacial. Además asistieron secretarios de Estado, los gobernadores de Hidalgo, Querétaro y el Estado de México, así como embajadores, agregados militares y un importante número de empresarios, reunidos frente a un aeropuerto que está próximo a concluirse el 21 de marzo del siguiente año.

El presidente está feliz porque a pesar que los detractores inventan falsedades como la imposibilidad del descenso de las aeronaves en el AIFA, o la inviabilidad de las operaciones simultáneas con los aeropuertos de Toluca y de la CDMX, sus proyectos avanzan. Le debe de dar risa el tipo de estrategias que ocupan para descalificar un proyecto que tiene tres pistas espectaculares, hechas en un tiempo récord y con un costo menor a los 80 mil millones de pesos como Santa Lucía.

También el presidente debe reírse por aquellos que pronosticaban una mala relación con el gobierno de los Estados Unidos, tras la reunión de la CELAC, ya que en el evento de FAMEX se observó al embajador norteamericano, Ken Salazar en un ambiente de fraternidad, cercanía y amistad con el presidente. El mandatario ha dado muestra de ser líder en la región y de conservar una relación de respeto con el vecino del norte.

POR ARTURO ÁVILA ANAYA
PRESIDENTE IBN/B ANALITYCS Y EXPERTO EN SEGURIDAD NACIONAL POR HARVARD (NIS)
ARTUROAVILA_MX

PAL