COLUMNA INVITADA

Ocho años, edad adecuada para inicio de aprendizaje formal en la escuela primaria

En esa etapa el niño no es más que eso: un niño que requiere de todas las atenciones y cuidados que vayan fortaleciendo su capacidad psicomotriz

OPINIÓN

·
Diego Alcalá Ponce / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

Contra todo lo que suponen, o aseguran, quienes dicen que el inicio del aprendizaje académico formal del niño debe ser desde la más temprana edad, la realidad es que olvidan, que éste, antes de eso, debe ser considerado como tal y permitirle su desarrollo normal sin imposiciones de ninguna clase.

Desde su nacimiento, y hasta la edad de tres o cuatro años, el niño debe vivir y convivir en el seno del hogar, solo en casos específicos deberá hacerlo en un centro de convivencia infantil, guardería o algo similar. En ese lapso tan importante de la vida, todo ser humano debe ser tratado como corresponde a su edad sin imposiciones, o todo aquello que no vaya acorde a su libre desarrollo físico y mental. En esa etapa el niño no es más que eso: un niño que requiere de todas las atenciones y cuidados que vayan fortaleciendo su capacidad psicomotriz.

Se debe tener presente que esa etapano es más que de maduración y desarrollo en base a juegos y distracciones que el niño asimila para enriquecer su estado de ánimo. Es donde el niño va creando su propio mundo conforme va conociendoel entorno que lo rodea. Puede ser difícil de creer y aceptar, pero valga la comparación entre un niño que se cría totalmente en casa con otro que se educa o se desarrolla mayormente en una estancia infantil, muy distinto, desde luego, de aquellos que no tiene oportunidad de ninguna de estas opciones. Difícil de reconocer, y aceptar, pero así es.

Después de superada esa importante y delicada etapa de la formación individual, el niño debe iniciar la siguiente como un ejercicio previo a la educación formal en la escuela primaria. Para eso, debe cursar su educación preescolar con una estancia de cuatro años, de los cuales, los dos primeros deben corresponder a la adquisición de habilidades y destrezas, así como de coordinación psicomotriz para estar apto para todas aquellas actividades que, conforme a su edad, vaya desarrollando, como aprender a hablar con fluidez, por ejemplo, correr, cantar, bailar, recortar, pegar, colorear, etc. En los dos últimos años de estancia en preescolar, deberá comenzar a aprender a leer y a escribir y a conocer la numeración y las matemáticas básicas.

Solo así, con un desarrollo debidamente planificado, el niño va fortaleciendo su autoestima y adquiriendo lógica, o, mejor dicho: razonamiento parael entendimiento de su aprendizaje formal, ya que cuando lo inicia antes de eso, todavía no es consciente de nada y mucho menos sabe de lo que de él se pretende obtener.

Amable lector: Estas observaciones y comentarios, parecerán exagerados o muy exigentes para la educación de los niños, pero no olvidemos que solo son eso: niños que requieren de múltiples cuidados para su correcta formación como seres humanos. Desde luego que no todo es posible llevar a cabo como lo comentamos, pero así debe ser. Esa es la gran tarea, que, como padres, debemos tener presente para que ese niño, ese hijo, llegue a ser una persona consciente de su condición humana y de la realidad en la que vive.

Lamentablemente, hasta ahora, nadie le ha prestado atención a este importante y delicado aspecto de nuestra formación como seres humanos, todo ha sido impuesto y a capricho de quienes creen que, por ser niños, deben sujetarse, o forzarlos a hacer lo que se les impongan sin tomar en cuenta su condición humana y libre desarrollo. Y la mejor explicación, y demostración, de que nos hemos formado de acuerdo a las circunstancias familiares y no como corresponde a la etapa más delicada e importante de nuestra existencia, somos nosotros mismos,que, por la difícil situación socioeconómica-igual que ahora-por la que siempre atraviesan las familias mexicanas, nos desarrollamos como podemos y no como debiéramos.Esa es la cruel realidad.

Para colmo, en México, en vez de preocuparnos por la educación como debe ser, se le presta más atención al aspecto político que termina por imponerse a capricho del gobernante en turno. A decir verdad, amable lector, la educación en nuestro país va a la deriva y no hay esperanzas de conformar un sistema educativo acorde a nuestras necesidades como tantas veces lo hemos señalado. Continuará…

POR DIEGO ALCALÁ PONCE
DIEGOALCALAPONCE@HOTMAIL.COM

PAL