DEFINICIONES

"México invita a dictadores"

Es el reclamo de algunos. De quienes, parece, quisieran ver a México pelear con el mundo. O con una parte. Sometido sólo a Estados Unidos

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

Es el reclamo de algunos. De quienes, parece, quisieran ver a México pelear con el mundo. O con una parte. Sometido sólo a Estados Unidos. Siendo una extensión de nuestros vecinos. Parece que quisieran que nuestro país organizara foros o fuera sede de ellos, sólo con quienes les simpatizan.

Aquí no defenderemos a la dictadura de Cuba ni al régimen autoritario de Venezuela. Mucho menos a quienes encabezan a sus gobiernos, que han eliminado las libertades esenciales y violado sistemáticamente los derechos humanos. De hecho, hemos sido bastante críticos. Cuba y Venezuela representan todo aquello que como país no queremos. Se acalla, persigue y encarcela a los críticos, no hay libertad, mucho menos democracia. No hay ni lo más elemental: alimentos y medicamentos. Y no, no es por culpa de un “bloqueo”. Están lejos de ser el paraíso que sus dictadores venden; son un infierno para sus ciudadanos.

Pero una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa. Nuestro país organizó la sexta Cumbre de la Celac y es deber convocar y recibir a todos los países miembro. Eso hicieron el presidente López Obrador, y la Cancillería de Marcelo Ebrard.

Sorprende, por eso, que algunos ignoren o pretendan confundir, sobre la presencia de impresentables en foros así. Los mecanismos y encuentros regionales o internacionales tienen dinámicas muy claras. No se invita o desinvita a jefes de Estado por su afinidad o discrepancia política o ideológica. Se convoca a todos, se recibe a todos, se dialoga con todos, se escucha a todos. Por eso estuvieron en México.

Nadie le impidió a Fidel Castro o Nicolás Maduro ir a la ONU, en Nueva York, por ejemplo. Tampoco, guardadas las proporciones, coincidir a ambos con Felipe Calderón en reuniones internacionales, por ejemplo. Calderón se encontró en foros con Lula Da Silva, Raúl Castro, Evo Morales y Hugo Chávez y no pasó nada. Eso es diplomacia. Vicente Fox se reunió con Chávez más de una vez, como Carlos Salinas lo hizo con Fidel. Pero ahora hay quienes ponen el grito en el cielo.

•••

Los líderes de los países de la región no se reunían cara a cara hace cuatro años. Sentar a la mesa a jefes de Estado, vicepresidentes y cancilleres de todas las naciones integrantes, es un mérito que no debe escatimarse. Tener el liderazgo para articular el encuentro posiciona a nuestro país como vaso comunicante entre el norte, centro y sur de América.

¿Qué hará México con ese liderazgo? ¿Para qué lo quiere? ¿A quién le sirve? ¿Para qué sirve? Lo veremos. Pero, por lo pronto, hay hechos irrefutables: tener a 20 jefes de Estado, entre presidentes y primeros ministros en nuestro país no es cosa menor. Tampoco lo es hacerlo después de años de no poderse generar, siquiera, las condiciones mínimas para compartir la misma mesa. Si a partir de ahí México logra seguir articulando, será una buena noticia para nuestro país, sí, pero sobre todo para la región, las problemáticas que se arrastran y la prosperidad de millones de personas.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

MAAZ