COLUMNA INVITADA

Solos ante el desastre

En lugar de mejorar el Fonden, el gobierno de AMLO decidió simplemente eliminarlo

OPINIÓN

·
Guillermo Lerdo de Tejada / Columna Editorial / Opinión El Heraldo de México

Guillermo lerdeo de tejada trata en su texto que luego de la desaparición del Fonden, la ayuda en las recientes tragedias como las inundaciones en Hidalgo y Veracruz, así como el derrumbe en el Estado de México o el sismo en Guerrero, no se ve. Dice que en lugar de mejorarlo, el gobierno del presidente López Obrador decidió mejor eliminarlo.

Si en algo ha destacado este gobierno es en su capacidad de destruir, bajo la bandera de la “transformación” –lo que eso signifique– y de la austeridad empobrecedora. Una y otra vez han demostrado su soberbia y falta de voluntad para aprovechar y construir sobre las políticas, estrategias y programas que ya existían y funcionaban correctamente. Esa visión ha permeado en todos los sectores de la administración, desde la infraestructura hasta el sistema de salud.

El resultado ha sido desastroso; porque más allá de la notoria incompetencia e ineficacia de este gobierno, no se puede pretender que todo está mal y con ello, reinventar la labor pública cada sexenio.  Por el contrario, se debe ir construyendo y mejorando; aprovechando lo que está bien y corrigiendo lo que no. Partiendo de las experiencias, fracasos y logros anteriores.

La atención a los desastres naturales es una prueba más de esta forma de actuar. Por muchos años, y ante los constantes embates de la naturaleza, se diseñó y puso en marcha un mecanismo financiero para atender los enormes costos que implica atender a la población durante una emergencia, y particularmente, en las tareas de reconstrucción.

Así, con un mecanismo de financiamiento recurrente, todos los años se asignaba presupuesto al Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) para asegurar que, cuando llegaran las inevitables emergencias, se tuvieran los recursos. Se desarrollaron procesos claros para que los estados y municipios pudieran acceder de forma oportuna a dicho presupuesto, mediante mesas de trabajo para evaluar las necesidades y daños, con la participación de diversas áreas de gobierno.

¿El FONDEN era mejorable? Sin duda. Se requerían mayores controles, procesos de supervisión y por supuesto combatir los abusos que existieran. Pero como de costumbre, en lugar de mejorar este muy exitoso instrumento, el gobierno de AMLO decidió simplemente eliminarlo. Lo más grave es que absorbieron los recursos con los que contaba el FONDEN para administrarlos discrecionalmente, y destinarlos a obras faraónicas e innecesarias como la refinería de Dos Bocas o el Tren Maya.

Las consecuencias de estas decisiones irresponsables afectan sobre todo a las poblaciones más pobres, quienes ante los desastres naturales pierden su patrimonio y en muchas ocasiones la vida. En las últimas semanas el país ha enfrentado diversos embates de la naturaleza: inundaciones en Veracruz e Hidalgo; un nuevo sismo en Guerrero; derrumbes en el Estado de México, entre muchas otras tragedias. Lo que se escucha en medios de comunicación, lo que se recoge de decenas de testimonios de las poblaciones afectadas, es que la ayuda no llega. Que la presencia del gobierno no se siente y no se ve. Que están solos y que la poca capacidad de las autoridades estatales y municipales claramente no alcanza ante la dimensión del reto que están enfrentando. Lo mismo ocurrirá en el caso de los procesos de reconstrucción.

Los desastres naturales no pueden evitarse, pero sí preverse y prepararse para ellos. No en este gobierno. Hoy la ideología ha sustituido a las instituciones y la gente está sola ante la tragedia.

POR GUILLERMO LERDO DE TEJADA SERVITJE
DIPUTADO CIUDADANO EN EL CONGRESO DE LA CIUDAD DE MÉXICO
@GUILLERMOLERDO

PAL