DEFINICIONES

Otra más de López-Gatell

El subsecretario no deja de contradecirse, equivocarse y exhibirse. Su más reciente cruzada era impedir que se vacunara a menores de edad

OPINIÓN

·
Manuel López San Martín / Definiciones / Opinión El Heraldo de México

Una raya más al tigre. El subsecretario no deja de contradecirse, equivocarse y exhibirse. O es un mentiroso o es terriblemente irresponsable. O las dos cosas. Desde el inicio de la pandemia se ha mostrado ligero con las palabras, y ha provocado confusión, desinformación y muertes.

Su más reciente cruzada era impedir que se vacunara a menores de edad.

“Por cada dosis que, por ejemplo, por acción judicial, por estas sentencias de amparo, se desviaran hacia una niña o niño, cuyo riesgo es considerablemente menor, se le está quitando la oportunidad a una persona que tiene un riesgo mayor”, dijo Hugo López-Gatell el pasado 7 de septiembre, al ser cuestionado sobre los recursos que decenas de menores de edad, a través de sus padres, han presentado para ser vacunados.

Antes, el 17 de agosto, también en una mañanera, aseguró que “no hay evidencia científica que sostenga que vacunar a menores de edad reduce el riesgo de contagio por COVID-19”. Tres semanas antes, el 27 de julio ya iba por ese camino: “respecto a la vacunación en menores de edad, no existe evidencia científica” sobre la importancia de hacerlo.

Pese a que desde hace meses la vacuna de Pfizer cuenta con autorización para su uso de emergencia en menores de 12 a 17 años, López-Gatell se aferraba a su ignorancia. Pero apareció el caso de Zulma, una niña de 12 años, y todo cambió. Ella, que padece diabetes tipo 1, ganó un amparo para ser vacunada. Pese a eso, las autoridades de Salud se negaban a aplicarle la dosis a la que tenía derecho. Alzó la voz y la consiguió.

“Yo no le quito la vacuna a nadie y nadie me que la quita a mí, porque yo tengo el mismo riesgo que una persona de 60 años", dijo la menor, recordándole a López-Gatell que él mismo dijo meses atrás que todos los niños con alguna comorbilidad corrían mayor riesgo.

Ayer Zulma, por fin, recibió su primera dosis de Pfizer, en la Jurisdicción Sanitaria número V con sede en Banderilla, Veracruz. No fue la única. Once adolescentes más, de entre 12 y 17, también la recibieron. Ayer mismo, Coahuila, se convirtió en el primer estado mexicano en vacunar contra COVID-19 a jóvenes menores de edad luego de que mil niños y niñas de entre 12 y 18 años de edad fueron inmunizados en la frontera norte. No fue concesión de la secretaría de Salud federal, sino un acuerdo entre el gobierno de Coahuila y Texas. Los beneficiados de esta estrategia son los hijos e hijas de trabajadores de distintas empresas ubicadas en Piedras Negras que fueron citados en los centros de trabajo para posteriormente ser trasladados al Puente Internacional número II en ese municipio.

***

Las resistencias de López-Gatell fueron superadas. Tanto, que el propio subsecretario debió corregirse la plana esta misma semana: sí serán vacunados alrededor de un millón de menores entre 12 y 17 años, declaró a La Jornada. ¿Cómo y cuándo? No dijo. Pero debió tragarse sus palabras. Y es que, a estas alturas, la evidencia es clara: decenas de países en el mundo vacunan menores de edad desde hace meses. Canadá, EU, Italia, España, Noruega, Suiza, Dinamarca, Japón, Alemania, Francia, Australia o India, por ejemplo, vacunan jóvenes de más de 12 años. Chile, a mayores de 6 años. China, Emiratos Árabes e Israel, mayores de 3 años. Cuba, incluso, niños de más de 2 años. Pero aquí el subsecretario debía pensar que negar la realidad haría que esta cambiara. No fue así. Como otras tantas veces, terminó estrellándose.

POR MANUEL LÓPEZ SAN MARTÍN
M.LOPEZSANMARTIN@GMAIL.COM
@MLOPEZSANMARTIN

dza