ALHAJERO

En representación del Presidente

¿Habían visto a los secretarios de la Defensa y de la Marina acudir, con la representación presidencial, a la toma de posesión de un gobernador?

OPINIÓN

·
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

Son de llamar la atención las designaciones que ha hecho el presidente López Obrador para representarlo en las tomas de posesión de los gobernadores que ganaron en junio pasado. Todos parecen llevar un mensaje particular.

La primera transmisión de poder fue con la morenista Lorena Cuéllar, en Tlaxcala. A su toma de protesta, el 31 de agosto, asistió con la representación presidencial el nuevo secretario de Gobernación, Adán Augusto Hernández López. Ese día, precisamente, se estrenaba como titular en el cargo.

El mensaje implícito fue por partida doble: por un lado, AMLO daba su lugar a su paisano como jefe político del gabinete y como representante personal ante los gobernadores. Y a la nueva gobernadora la asistía y reconocía con su mejor carta.

La segunda transición fue la de Chihuahua, con Maru Campos. El triunfo de la panista fue a contrapelo de los deseos del gobernador de su propio partido y de quienes, desde espacios nacionales, buscaban impedir su candidatura. La intervención ahí del consejero jurídico de la Presidencia fue fundamental para que la expresidenta municipal de Chihuahua llegara a tomar posesión como gobernadora el pasado 8 de septiembre.

La presencia ahí del secretario de Agricultura, Víctor Villalobos (consuegro de Julio Scherer), en representación del Presidente, llevaba también un mensaje intrínseco, sumado al apoyo a la gobernadora y el estado agrícola del que se trata: un reconocimiento de Andrés Manuel a su exconsejero en los avatares de esta elección. Tercero en el turno a rendir protesta el pasado domingo 12: David Monreal, en Zacatecas.

La decisión aquí del Presidente de enviar a Marcelo Ebrard en su representación a la toma de posesión del hermano del líder del de Morena en el Senado rezuma malicia. Sabido es que Monreal y Ebrard aspiran a la candidatura presidencial y que ambos han hecho mancuerna, buscando piso parejo, frente a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México. El mensaje de AMLO ante ello fue algo así como una toma de nota, y muy a su estilo, los juntó él mismo.

Antier, 13 de septiembre, tocó el turno a Alfonso Durazo de rendir protesta como gobernador de Sonora. En este caso lo sorprendente fue la elección misma de quiénes acudieron en representación del mandatario: el general Luis Cresencio Sandoval y el almirante Rafael Ojeda. Que sepamos, desde la época civilista ningún secretario de la Defensa o de la Marina había acudido, con la representación presidencial, a la toma de posesión de un gobernador.

Y mucho menos dos juntos. ¡Impresionante! ¿Qué significa? Desde luego, un apoyo apabullante para Durazo. Y para los militares, otra forma de su (re)incorporación, codo a codo, con el poder político.

•••

GEMAS: El Tribunal Electoral ratificó el triunfo de Layda Sansores como gobernadora de Campeche.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

MAAZ