COLUMNA INVITADA

¿Cómo regular derechos personales en Internet y las redes sociales?

Se requiere de una ley a nivel nacional acorde a los principios y estándares internacionales

OPINIÓN

·
Hilda Nucci / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

El desarrollo exponencial del internet, el uso de ordenadores, smartphones y otros dispositivos, han hecho que se sustituya a los medios tradicionales de comunicación e información.

En la nueva realidad virtual, las personas estamos conectadas e informadas de contextos distintos a los nuestros, trayendo consigo importantes beneficios económicos y sociales, pero a la vez grandes riesgos para el desarrollo de nuestros derechos personales o personalísimos (honor, propia imagen, vida privada y/o intimidad).  La fluidez con la que circula la información en el ciberespacio ha hecho que no existan lineamientos específicos en la interacción fronteriza para delimitar los derechos que en él confluyen. En la región no se ha concretado la implementación de una legislación marco como la que se logró en Europa, para regular la protección de los datos personales en 2018.

El sistema de autorregulación de las plataformas como mecanismo para salvaguardar nuestros derechos personales en la red continúa siendo impuesto por empresas como Facebook, Google y otras más, para su exclusivo beneficio. Hasta ahora, este mecanismo representa un remedio ante el vacío legislativo al que se confrontan los derechos fundamentales en la era digital, pero ha sido incapaz de otorgar certeza y seguridad jurídica a los usuarios en el ejercicio de sus derechos.

Es evidente que, ante este nuevo entorno se requiere de una ley de la materia a nivel nacional acorde a los principios y estándares internacionales. Sólo así se podrán proteger los derechos involucrados y se evitarán los conflictos de extraterritorialidad, como el caso contra Google resuelto en el amparo en revisión 587/2017. Un modelo mixto de regulación podría ser la solución para México, es decir, que la autorregulación de las plataformas vaya de la mano con la normatividad que pueda equilibrar la libertad de expresión e información con el respeto de los derechos personales, haciendo que la responsabilidad de los intermediarios se dé a partir de los criterios de legalidad, necesidad y proporcionalidad, sin el arbitrio del Estado.

Hoy día, el principal problema de las iniciativas para regular estos derechos en la red, es la falta de coherencia entre las disposiciones legales que pretenden regularlos, toda vez que los criterios son distintos en razón del país de que se trate.

Por ello, debemos realizar un esfuerzo para terminar con la incertidumbre legal mediante mecanismos de cooperación interestatal que favorezcan la creación de un marco regulatorio viable para todos los involucrados, no podemos continuar con la violación de ciertos derechos en el ámbito digital, en aras de la protección de otros.

La disyuntiva de regular los derechos personales debe responder a la naturaleza abierta y global del internet y, a la necesidad de normar el ejercicio de los derechos y no los contenidos digitales.

POR HILDA NUCCI
COLABORADORA
@HILNUCCI

dza