COLUMNA INVITADA

Homicidios 2020: el punto de inflexión que no llega

De confirmarse los datos que en forma preliminar difundió el INEGI el pasado 27 de julio, la tasa de homicidios del 2020 será de 29 por cada 100 mil habitantes, la misma que en 2019 y 2018

OPINIÓN

·
Facundo Rosas / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

De confirmarse los datos que en forma preliminar difundió el INEGI el pasado 27 de julio, la tasa de homicidios del 2020 será de 29 por cada 100 mil habitantes, la misma que en 2019 y 2018, con la salvedad de que 2018 fue gobernado por Enrique Peña Nieto y el actual presidente de la República prometió que tan pronto tomara posesión los homicidios disminuirían, calificando recurrentemente a sus antecesores como incompetentes por no poder hacerlo.

El hecho de que la tasa de homicidio no haya cambiado durante 2019 y 2020 indica que el “punto de inflexión” prometido por la autodenominada 4T no ha llegado y por lo que se ve tardará un tiempo en llegar.

Con ese anhelo llegó y con ese anhelo se fue el hoy ex secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, a quien ni la pandemia le ayudó a cumplir su sueño de ver descender la incidencia de homicidio intencional mientras estuvo al frente de la dependencia.

Otra meta fijada por el hoy gobernador electo de Sonora y que tampoco vio cumplida fue reducir la tasa de homicidio hasta el mismo nivel de los países de la OCDE que es de 3.6 por cada 100 mil habitantes, es decir pasar de 29 a tan solo 3.6 homicidios, algo prácticamente imposible porque equivale a reducirlo 8 veces en menos de 3 años.

Si con dos titulares al frente de la SSyPC y el apoyo pleno de las fuerzas armadas el gobierno de la República no ha logrado reducir un solo punto porcentual en términos de tasa en 2 años, menos lo va hacer en el año que falta para cumplir el compromiso de los 3 primeros años.

Lo anterior equivaldría a pasar de un promedio de 101 homicidios intencionales (violentos y accidentales) diarios a únicamente 12.6, lo cual no solo es utópico sino francamente imposible, pero cada quien sus estrategias y promesas; a los ciudadanos que se sienten inseguros de vivir en sus ciudades solo les queda esperar a que las autoridades en realidad lo hagan y no se quede en el discurso.

Si desagregamos el problema a nivel de entidad federativa, las cosas están peor puesto que hay algunos que registraron tasas superiores a los 70 homicidios por cada 100 mil habitantes al año, me refiero a Zacatecas con 76, Baja California con 78, Guanajuato con 87, Chihuahua con 82 y Colima con 95.

En síntesis, todos los plazos solicitados por el gobierno de la República para que los homicidios intencionales disminuyan han sido insuficientes, prueba de ello es que las tasas de 2019 y 2020 son las mismas que en 2018, pese a que la mayoría de los delitos sí descendieron por efecto de la pandemia del coronavirus.

Lo único que la actual administración ha logrado reducir es un 0.06% de los homicidios intencionales entre 2018 y 2019 equivalente a 24 casos, así como un 0.2% entre 2019 y 2020, equivalente a 82 casos, ambas cifras estadísticamente no significativas pero numéricamente contundentes.

Por lo que el “punto de inflexión”, ese que sí logró el enemigo número uno del presidente López Obrador (Felipe Calderón) entre 2011 y 2012 con una reducción del 4.6% equivalente a 1,246 casos, tendrá que esperar uno o tal vez varios años más.

POR FACUNDO ROSAS
EXCOMISIONADO DE LA POLICÍA FEDERAL

MAAZ