COLUMNA INVITADA

La Olimpiada Cultural

Del 12 al 27 de octubre de 1968 se llevaron a cabo en nuestro país los XIX Juegos Olímpicos

OPINIÓN

·
Bernardo Noval/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Tras vencer a Detroit, Lyon y Argentina, la sede fue otorgada a México en 1963, cuando era presidente Adolfo López Mateos. Sin embargo, el evento se realizó en el gobierno de su sucesor, Gustavo Díaz Ordaz.

En los Juegos Olímpicos de México 68 participaron más de cinco mil atletas, de ellos, cuatro mil 735 fueron hombres y 781 mujeres, provenientes de 112 países, que compitieron en 172 eventos de 20 deportes.

Una vez que México tuvo la sede, fue necesario remodelar el equipamiento deportivo existente y construir nuevos espacios, como el Palacio de los Deportes, la Pista de Remo y Canotaje, el Velódromo, además de la Villa Olímpica. De igual forma también se erigieron y adecuaron diversos sitios para albergar actividades culturales y se construyó también una villa olímpica para alojar a los a los participantes de la Olimpiada Cultural; pues por primera vez, se incluyó en los juegos olímpicos un programa cultural.

Como tantos otros organizadores de exhibiciones mexicanas en ferias internacionales, el Comité Organizador de México 68 necesitaba definir a nuestro país en el escenario internacional.  Fue así como desde el primer momento en que el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez tomó la presidencia de dicho Comité, manifestó su interés en realizar actividades culturales a la par que las deportivas, como ocurría en la antigua Grecia, donde se conjugaba el deporte con el arte.

Ramírez Vázquez  tuvo la idea de traer a nuestro país lo mejor del arte y la cultura de los cinco continentes, haciendo una verdadera Olimpiada Cultural. Con la organización de actividades culturales de todo el mundo a lo largo de un año, el Comité Organizador desmarcó la tendencia previa de moderadas contribuciones culturales a la Olimpiada.

De esta manera, en la Ciudad de México y algunas otras ciudades al interior de la República Mexicana, tuvieron lugar exposiciones, festivales y otros eventos.

El Palacio de Bellas Artes fue escenario de las presentaciones del ballet de los “Cinco Continentes”, que también se presentó en otros teatros y ciudades. En este espacio además, se inauguró el Festival Internacional de las Artes, sección “Moderna”, compuesta por exposiciones de pintura, escultura y fotografía; además de funciones de teatro, danza y música que se replicaron en otros espacios.

El Museo de Antropología también fue sede de la Olimpiada Cultural, donde se realizó la “Exposición de Obras Selectas del Arte Mundial” y aquí se colocó el pebetero que encendió la antorcha olímpica cultural. En este museo también se realizó el Festival Internacional de Cine, en conjunto con jardines y plazas públicas de la Ciudad de México y del interior del país.

Del tramo del Periférico Sur, de San Jerónimo al Canal de Cuemanco, se asentó el evento cumbre de la Olimpiada Cultural: “La Ruta de la Amistad”; un corredor escultórico de 19 obras abstractas, que en su momento fue el más grande del mundo y primero en su tipo, compuesto con escultura monumental para ser visto a distancia.

Por esto y todo lo anterior, la XIX Olimpiada, “México 68” fue un hito en el desarrollo de la Ciudad de México, donde las diferentes acciones generaron una imagen de modernidad que se difundió al mundo entero y que marcó un parteaguas en la historia contemporánea de nuestro país.

POR BERNARDO NOVAL
CEO MUST WANTED GROUP
@BERNIENOVAL
@MUSTWANTEDG 

dza