ACÁ ENTRE NOS

Un vestido para machos

Una vez más la misoginia y el machismo, algunas veces contenido, se desató en redes sociales porque el vestido de Tatiana no cumplió con las expectativas, diplomacia y protocolos de los hombres opinólogos

OPINIÓN

·
Sofía García/ Acá Entre Nos/ Opinión El Heraldo de México

Una vez más la misoginia y el machismo, algunas veces contenido, se desató en redes sociales porque el vestido de Tatiana no cumplió con las expectativas, diplomacia y protocolos de los hombres opinólogos.

Empecemos por decir que el machismo y la misoginia representan uno de los mayores riesgos para los derechos de las mujeres y la paz social, pues son los responsables de la discriminación y violencia de género y de buena parte de la violencia social que vivimos, por lo que es urgente erradicarlos y dejar de normalizar prácticas  personales y sociales.

Las mujeres en México hemos sido víctimas de esta cultura, aquí la violencia es permisible sin importar que lleguen a matarnos. La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más graves, extendidas, arraigadas y toleradas.

De acuerdo a la Organización de Naciones Unidas, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual a lo largo de su vida en el mundo. En México, al menos 6 de cada 10 mujeres han tenido un incidente de violencia; 41.3% de las mujeres ha sido víctima de violencia sexual y, se cometen 11 feminicidios diariamente, en este contexto el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Comité de la CEDAW), lamentó la persistencia de los altos niveles de violencia que afectan negativamente al ejercicio de los derechos humanos de las mujeres y las niñas en este país.

Además, durante los primeros cinco meses de este año, los feminicidios se incrementaron 7.1% con respecto al mismo periodo del año pasado, según datos de la secretaria de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez. Y para rematar el 97% de los feminicidios en este país quedan impune por la ineptitud y pasividad de las autoridades judiciales para responder de manera eficiente y eficaz a las denuncias interpuestas.

A pesar de las herramientas  y mecanismos legales que se han implementado en México para disminuir hasta erradicar la violencia contra las mujeres, no se ha podido ni siquiera contener, al contrario se ha incrementado año con año.

Con todo esto, lo que quiero decir es que lo que pareciera una broma – de muy mal gusto- por juzgar a Tatiana por su vestido, ejemplifica la violencia de género que se vive en este país, por no cumplir con las expectativas y estereotipos marcados por la sociedad.

El machismo, el patriarcado y la indiferencia de las autoridades, ha permitido que más de de 10 mil mujeres hayan sido asesinadas en México desde 2012.

Un vestido es un accesorio. Lo ocurrido no es un tema que deba tomarse como una anécdota ni debe ser tomado a la ligera. El machismo y la misoginia en México matan.

Sofía García
@SofiGarciaMX

MAAZ