NOTAS SIN PAUTA

En el PAN, el Yunque se aferra

Los miembros de la iniciática y muy discreta organización de ultraderecha, El Yunque, han decidido recuperar el control que sobre las dirigencias del PAN tuvieron hace dos décadas

OPINIÓN

·
Arturo Rodríguez García / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México

Los miembros de la iniciática y muy discreta organización de ultraderecha, El Yunque, han decidido recuperar el control que sobre las dirigencias del PAN tuvieron hace dos décadas. Y para conseguirlo, protagonizan un conflicto sectario que por ahora tiene por objetivo mantener el liderazgo de su bancada en la Cámara de Diputados.

El PAN, segunda fuerza electoral y previsto poseedor de unas nada despreciables 113 curules en la próxima diputación, es el único partido de relevancia que no ha decidido coordinador parlamentario.

Inclusive el PRI, la tercera fuerza y aliado electoral del PAN con pretendidas intenciones de mantenerse en coalición legislativa, ya decidió coordinador de bancada a Rubén Moreira, muy a pesar de la conflictividad interna que tiene en la mira de los veteranos madracistas y los alicaídos mexiquenses a Alejandro Moreno Cárdenas.

Ya designó el mayoritario Morena, repitiendo al reelecto Ignacio Mier, no sin algunos alzamientos de cejas del lado de los inconformes con la dirigencia de Mario Delgado y el acomodo de alfiles ebrardistas frente al ninguneo de los llamados “puros”.

Ciertamente, los tres partidos resienten la conflictividad interna con el festejo de los resultados electorales que cada dirigencia nacional desplegó y que podría medirse inversamente proporcional a la sensación de derrota entre militantes, exacerbada por sus respectivas oposiciones internas.

La diferencia en el PAN es que el conflicto no pudo esperar. Un matiz generacional también es coincidente: los priístas que recuperaron posiciones después de la debacle del 2000, parecen sentirse poseedores de la fórmula de resurgimiento ante el arribo a la Presidencia del panismo que tuvo su mayor esplendor en el encumbramiento yunquista.

En un partido y otro, es la generación de políticos de principios de siglo la que intenta remontar a la que en los últimos años se presentó al relevo. Apenas pasada la elección, los aplausos y vítores se prodigaron a Jorge Romero Herrera, el panista capitalino a quien se atribuye el hasta hace dos meses impensable resultado de avanzar en el bastión lopezobradorista.

Fue apenas en la semana que siguió a la elección del 6 de junio, cuando inició el proselitismo interno para conseguir la coordinación parlamentaria. Para entonces, la reelección como diputado de Juan Carlos Romero Hicks estaba garantizada y, siendo el actual coordinador parlamentario repetir como tal no estaba aparentemente en sus planes… si acaso buscaría presidir
alguna comisión.

Internamente, el más poderoso de los albiazules es Santiago Creel Miranda, para muchos el auténtico poder tras las presidencias desde 2015, cuando llegó a la dirigencia Ricardo Anaya, y lo siguió siendo con sus sucesores, Damián Zepeda, el interino Marcelo Torres y el actual Marko Cortés.

Pero las miras de Creel se mantienen puestas en la mesa directiva de la Cámara, así que Romero parecía tener el camino despejado. Sin embargo, el 8 de julio, un mes después de la elección y con Romero Herrera diseñando la agenda legislativa tanto entre panistas como con los aliados del PRI y el PRD, los yunquistas se activaron convocando a otros veteranos exgobernadores para exigir a Marko Cortés un veto sobre la coordinación al capitalino.

En la carta aparecen las firmas del guanajuatense Carlos Medina Plasencia, el jalisciense Alberto Cárdenas y el queretano Ignacio Loyola. Con Romero Hicks en Europa, ha sido especialmente activo Román Cifuentes, el líder panista de Guanajuato, identificado también con El Yunque, organización de ultraderecha a la que todos niegan pertenecer.

El encontronazo parece inevitable entre los Romero: el capitalino Jorge asegura tener más de 80 diputados de su lado; el guanajuatense Juan Carlos tiene otros datos. La fecha clave será el 29 de julio, cuando Marko Cortés oficialice la designación.

POR ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA

COLABORADOR HERALDO RADIO

@ARTURO_RDGZ

MAAZ