FUERA DE TONO

Lo bueno y lo malo de la elección

Hay buenas y malas noticias en los resultados de esta elección en la quelos principales partidos simultáneamente ganan y pierden algo

Hernán Gómez Bruera / Fuera de Tono / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La elección del domingo arroja buenas y malas noticias. De entrada, nadie se lleva todo. Hay victorias y derrotas para unos y otros, lo que exhibe una normalidad democrática que ridiculiza a quienes vaticinaban el avance hacia el autoritarismo.

Casi todos los partidos importantes ganan en un sentido, pero pierden en otro.

Una de las mejores noticias es que el PRI anula decididamente su presencia en los gobiernos estatales, donde la mano larga de sus gobernadores ha tenido los peores efectos. Sin embargo, el partido avanza en el Legislativo, donde ha hecho una oposición más constructiva y menos estridente que el PAN.

Acción Nacional incrementa en más de 30 curules sus posiciones en la Cámara y pone un amenazante pie en la Ciudad de México. Su alianza con el PRI y el PRD no sirvió mucho más allá de la capital. Gran noticia es que ese partido pierde la mayoría en el Congreso de Tamaulipas, clave para desaforar a Cabeza de Vaca.

Morena retrocede algo en la Cámara, aunque lo que obtiene no es muy distinto que en 2018 y falta ver cómo termina por conformarse el Legislativo. En todo caso, el partido conserva una mayoría que, desde Zedillo, pocos gobiernos habían logrado mantener en elecciones intermedias. No es poca cosa en un contexto de crisis económica y pandemia. 

Al mismo tiempo, Morena --que podría alcanzar 11 gobiernos estatales-- amplía su penetración territorial y se consolida como un partido nacional en un tiempo récord para una fuerza de reciente creación.

La pésima noticia es que la izquierda ha sufrido una derrota dramática en la Ciudad de México, uno de sus bastiones históricos. Un buen gobierno, como el de Sheinbaum, ha sido castigado por un electorado que no ha recibido bien el discurso de López Obrador. El voto progre incide también. Parte del electorado votó aquí –en la urna equivocada—contra Félix Salgado (Violeta Vázquez Rojas, dixit).

Movimiento Ciudadano crece en algunos estados, aunque su verdadera fuerza organizativa sigue estando esencialmente en Jalisco. En Nuevo León tendrán dos posiciones de primer orden: la gubernatura, con Samuel García, y la alcaldía de Monterrey, con Luis Donaldo Colosio. Son, empero, proyectos personales. Los neoleoneses no votaron mayormente por MC para la cámara y presidencias municipales.

Una muy mala noticia: El Verde crece considerablemente. De poseer hoy una fracción de 11 diputados pasaría a tener entre 40 y 48, pero no solo eso: su poder de chantaje será mucho mayor porque el partido será el fiel de la balanza para que el oficialismo logre  la mayoría absoluta (más de 251 diputados).

Una buenas noticias en lo que hace a los partidos chicos: Hasta ahora ni el PES –que pierde a sus 21 diputados-- ni Fuerza Social por México –el partido de Pedro Haces y Ricardo Monreal—ni tampoco el de Elba Esther –Redes Sociales Progresistas-- lograría refrendar el registro. Con ello se le cerraría el paso a los partidos confesionales, partidos negocio y de familia y partidos satélites que nada le aportan a nuestra democracia.

POR HERNÁN GÓMEZ BRUERA
HERNANFGB@GMAIL.COM
@HERNANGOMEZB

PAL