TOUCHÉ

Narco política

Después de todo lo que he vivido y a mis 68 años, ya no tengo miedo. Lo que quiero es evitar que México se convierta en un narcoestado

Alejandro Cacho / Touché / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Las acusaciones de que Morena, el partido del presidente López Obrador, fue favorecido por el narcotráfico en las elecciones intermedias no son nuevas. El viernes 11 de junio pasado, Jesús Zambrano estuvo en el estudio de República H, el nuevo programa de Heraldo Media Group, y lanzó la alerta.

Jesús Zambrano, exaliado de López Obrador, es líder nacional del Partido de la Revolución Democrática, el trampolín político del hoy presidente  López Obrador. Es decir, lo conoce perfectamente, al derecho y al revés. Aseguró que hubo muchas irregularidades en varias elecciones. Particularmente mencionó las de Sonora, Sinaloa y Michoacán. Habló de que el crimen organizado influyó en el resultado de esos estados con la complacencia del gobierno federal. Le pregunté si estaba consciente del peso de sus palabras, porque son acusaciones gravísimas. Respondió contundentemente que sí.

Le recordé su pasado comunista, su encarcelamiento por actividades guerrilleras, sus heridas de bala, que hasta hoy carga, y que le valieron el apodo de El Tragabalas. ¿No te da miedo decir esto? Después de todo lo que he vivido y a mis 68 años, ya no tengo miedo. Lo que quiero es evitar que México se convierta en un narcoestado, me dijo.

Mario Zamora Gastélum, el candidato de la Alianza PRI, PAN, PRD a gobernador de Sinaloa, también ha denunciado públicamente la injerencia de la delincuencia organizada en la elección. Ahora fue Silvano Aureoles, el aún gobernador de Michoacán. El problema es que no hay una sola denuncia ante las autoridades sobre esos supuestos delitos.

Mario Delgado, el presidente de Morena, también estuvo en República H. Le pregunté si veía a alguno de los gobernadores salientes en la cárcel por corrupción. Describió a Silvano Aureoles como un gobernador absolutamente irresponsable, corrupto, cómplice, que dio total libertad a grupos de la delincuencia. Le gustó el dinero, dijo.

Alfredo Ramírez Bedolla, gobernador electo de Michoacán, salió horas después a responder. Dijo que Silvano Aureoles debe estar muy nervioso por su llegada (la de Ramírez Bedolla) a la gubernatura.

La Fiscalía General de la República y el gobierno de la 4T guardan silencio. Ante la gravedad de las acusaciones, están obligados, al menos, a investigarlas. López Obrador debe aprovechar esta oportunidad de oro para demostrar que no son iguales a los del pasado. De lo contrario, su discurso de desmoronará y dejará claro que sí son iguales.

BON APPÉTIT

Cuando la 4T necesita el apoyo del SNTE ante el regreso a clases, Francisco Cartas Cabrera, funcionario menor de la Secretaría de Educación Pública, se convirtió en una piedrita en el zapato. Con insoportable autoritarismo, unilateral y despóticamente se encargaba de los cambios, asignación de plazas, ingreso al Sistema de Promoción Horizontal, etcétera. Ayer se concretó su salida de la SEP, solicitada desde junio del año pasado por el propio Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

POR ALEJANDRO CACHO
CACHOPERIODISTA@GMAIL.COM
@CACHOPERIODISTA

dza