ANECDOTARIO

“Sexo calculado”

Anteriormente a los actores se les desatendía mucho en tal sentido, sin dejarles claro hacia dónde ir, tenían que figurárselo ellos mismos, incluso recibían carta abierta a la improvisación

OPINIÓN

·
Atala Sarmiento/ Anecdotario / Opinión El Heraldo de México

Fama, reconocimientos, alfombras rojas ¡El éxito! Sí, y luego está la parte compleja en la vida de un actor que involucra transitar por las emociones de sus personajes en situaciones que ellos personalmente quizá nunca quisieran estar.

“Siempre me han costado mucho trabajo las escenas de sexo” confesó una sonrojada Reesse Witherspoon alguna vez en entrevista. No hay actor o actriz a quien no se le haya preguntado si en las escenas eróticas llegan a reaccionar físicamente; algunos lo han admitido sin empacho, pero la mayoría coincide en que es imposible sentir algo mientras están rodeados de un equipo de, al menos, 20 personas observando lo que transcurre delante de la cámara.

A raíz de los escándalos de acoso sexual en Hollywood, no sólo se abrió una división especializada del FBI, en Los Ángeles, dedicada a investigar todas las acusaciones que se destaparon con el “Me too”, también apareció una nueva figura en los estudios de filmación: el “Coordinador de Intimidad”.

Pero ¿Qué hace exactamente este nuevo integrante dentro de la producción? En resumen se dedica a darle una estructura y un proceso claro a las escenas eróticas en teatro, cine o televisión -como si fuera una coreografía- con el fin de que los involucrados no se incomoden y actúen de manera natural, o creíble, en la pantalla. 

Pero su función va realmente mucho más allá de lo notorio a simple vista. 

Durante años los actores han estado en un terreno vulnerable al filmar escenas de intimidad, puesto que el contenido y sus efectos secundarios pueden llegar al nivel psicológico o emocional de quien la protagoniza y los coordinadores justo intentan evitar este tipo de daño.

Anteriormente a los actores se les desatendía mucho en tal sentido, sin dejarles claro hacia dónde ir, tenían que figurárselo ellos mismos, incluso recibían carta abierta a la improvisación. 

Gracias al coordinador, quien además utiliza el lenguaje apropiado que todos entienden al “montar” la coreografía para la escena, nadie llega a sentirse abochornado por lo que se requiere en ella, a través de las variadas técnicas en las que basa su trabajo.

De la misma manera en que se preparan escenas de acción con dobles y se le da un esqueleto a cada movimiento a las mismas anteponiendo siempre la seguridad del actor y liberándolo de todo riesgo, se precisa de un coordinador en las escenas sexuales cuya función es, básicamente, la misma que la de un “stunt coordinator”.

En Hollywood ha habido resquemor por la introducción de los coordinadores de intimidad, como si se tratase de una especia de regidor moral en los rodajes.

¡Pero no! No es así. Si cuidan a sus actores en una explosión para salir sin un rasguño ¿Por qué no proteger a una actriz que le presta su cuerpo a una víctima de violación? Por ejemplo…

POR ATALA SARMIENTO
COLUMNAS.ESCENA@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@ATASARMI

PAL