COLUMNA INVITADA

Policía Federal y Guardia Nacional en números

Más allá de la retórica y de los juicios de valor emitidos sobre una y otra corporación, que si la primera "se echó a perder" y la segunda es impoluta y para que no corra la misma suerte hay que pasarla a la Secretaría de la Defensa Nacional

Facundo Rosas / Colaborador / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Más allá de la retórica y de los juicios de valor emitidos sobre una y otra corporación, que si la primera "se echó a perder" y la segunda es impoluta y para que no corra la misma suerte hay que pasarla a la Secretaría de la Defensa Nacional, lo más objetivo o menos subjetivo es hacer un comparativo de resultados que han entregado a los mexicanos ambas corporaciones, en particular las cifras de homicidio doloso y las armas de fuego aseguradas durante las administraciones en que fueron creadas.

Durante los dos primeros años de la gestión de Felipe Calderón, en la cual fue creada la Policía Federal (PF), habían sido aseguradas 30 mil 500 armas de fuego y dicha corporación de policía civil había contribuido en más del 50% de los aseguramientos.

Lo anterior aún con las siglas de Policía Federal Preventiva (PFP) y un estado de fuerza que no superaba los 25 mil integrantes, incluidos los más de 10 mil elementos de las Fuerzas Federales Apoyo procedentes de la Policía Militar, la mayoría de los cuales fueron devueltos a las fuerzas armadas en julio de 2009 poco después de aprobarse la Ley de la Policía Federal y comenzar el reclutamiento de nuevos cuadros hasta totalizar 38 mil efectivos, cifra con la cual cerró dicha administración en 2012.

En materia de homicidio doloso, durante los primeros dos años y 7 meses del sexenio de Felipe Calderón se habían registrado 30 mil 500 víctimas de este delito.

En contraste, durante los dos primeros años de la administración de Andrés Manuel López Obrador se llevan aseguradas 28 mil 500 armas en números redondos e indudablemente la Guardia Nacional ha participado en el aseguramiento de más del 50% de ellas.

Lo anterior con un estado de fuerza de la Guardia Nacional de 104 mil efectivos, 70% de ellos procedentes de las fuerzas armadas, la mayoría de estos últimos en activo, pasando por alto lo que marca la Ley de la GN que indica que es de naturaleza civil. Los efectivos restantes proceden de la extinta Policía Federal, la mayoría de los cuales han sido relegados a un segundo plano solo por el hecho de venir de una policía civil que aún no encaja en el método y disciplina militar en virtud de que los elementos castrenses fueron preparados para "matar" al enemigo, mientras que los segundos fueron formados para "proteger y servir a la comunidad", así como para detener a los probables responsables de un delito federal y del fuero común en flagrancia y ponerlos a disposición del Ministerio Público.

En cuanto a los homicidios dolosos, durante la presente administración van contabilizados 86 mil quinientas víctimas de este delito de alto impacto, una cifra nunca antes vista pese a que el discurso trate de posicionar lo contrario.

En un análisis comparativo de sus números, sin que medien cuestiones politico-ideologicas, sin filias ni fobias, los números favorecen a la extinta Policía Federal, ya que con menos de un tercio de efectivos contribuyó en el aseguramiento de más armas de fuego totales.

Si nos vamos a los homicidios dolosos, la diferencia es mayor, con menos de 25 mil efectivos la PF contribuyó en que únicamente se cometieran 30 mil quinientos en los primeros 2 años y 7 meses de gestión de Felipe Calderón, mientras que los 104 mil GN no pudieron evitar el asesinato de 86 mil quinientas víctimas durante la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Con base en estás cifras usted querido lector sacará sus conclusiones en cuanto a quién hizo más con menos estado de fuerza y menos estridencia, y quién únicamente se ha dedicado a denostar el trabajo realizado con el sacrificio de todos los elementos de la PF que también eran "pueblo uniformado", porque para el actual titular del ejecutivo es muy fácil decir que "se echó a perder", que se pudrió pero eso es politiquería, es criticar pero de oídas y sin fundamentos, solo con emociones.

Como dijera él mismo, con todo respeto pero un jefe de Estado no está para andarse metiéndose en descalificaciones cuando lo más importante de su gobierno ha sido descuidado, como lo es la salud y el combate a la pobreza, ni que decir de la seguridad cuya única solución ha sido la política de "abrazos, no balazos" con los resultados que todos conocemos.

Será que todo lo lanzado en contra de la Policía Federal solo tiene como intención justificar la incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional como un brazo armado más?, cuando en los hechos esto ha sido consumado desde hace mucho y solo falta cubrir un tramo de unos cuantos meses para que al terminar su gestión todo, absolutamente todo este bajo el control del ejército mexicano? El tiempo nos lo dirá.

POR FACUNDO ROSAS.
EXCOMISIONADO DE LA POLICÍA FEDERAL

dza