UNA CHAIRA EN EL HERALDO

Yo torció la puerca al rabo

Ganó mi Cruz Azul y Morena se llevó gubernaturas y el Congreso, pero también le pegaron una tremenda descalabrada en la capirucha

Fernanda Tapia / Una chaira en El Heraldo / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Yo sé bien… “que estoy afuera, pero el día que yo me muera”, van extrañar a esta su chaira.
Seguramente ustedes, mis derechatos, deben de estar pasándola bomba después de la visita de la Kalimana Harris, por aquello de que mi cabecita de algodón al parecer se saltó todas las reglas del proctólogo, digo… del protocolo.

Que le cambió el nombre, pues antes no le dijo Makumba, que la “enlevó” de puesto a Presidente (ahí quien se podría haber enchilado es el Jo Biden, pero no dijo ni pío). Que si no llevaba cubrebocas. Ahí me perdonan, pero a mí se me hace congruente… porque no lo ha llevado nunca (más que cuando lo trepan a un avión y ahí SÍ es a “producto de gallina”).

Pero nadie ha dicho que los que asistieron a la reunión con puro picudazo del gabinete, con lo que se zanjó cualquier problema en los “modos”. Así se le demostró que es invitada muy importante y distinguida, casi casi: “¡Kamala, hermana, ya eres mexicana!”.

Sin embargo, a mí me sigue dando un poco de roña el hecho de que vengan a soltar el varo para desarrollar fuentes de empleo al sur de México, para ahí tener entretenidos a los migrantes centroamericanos. ¿Qué les costaba mejor crear esas plazas laborales al sur… pero de “territorio gringo”?, ¿Yo nomás digo, eh? Y bien dicen que no se puede todo en la vida. Ganó mi Cruz Azul y Morena se llevó gubernaturas y el Congreso, pero también le pegaron una tremenda descalabrada en la capirucha. Yo ni contendí, ni milito oficialmente pero la neta, todavía traigo el “niño atorado” por esos resultados.

Yo soy la que necesita su caguama. Platicando con Epigmenio IBARRA (quien analizó la composición del voto), me asegura que “las clases más amoladas, fueron fieles a su voto con Morena”. Aunque algunos anden grabando videos diciendo que “luego ya no les pagaron por su tache electoral”.

Después, platicando con Lía Limón (prácticamente alcaldesa electa de la Álvaro Obregón por la alianza PRI, PAN y PRD), ella aseguró que “se llevó el carro completo incluidas las cañadas”. Entonces el balón quedó en la cancha de las clases medias, medio acomodadas y acomodadas a lo bestia.

Eso es que luego ni salían a votar, no se fueran a topar con la prole. Y a decir de Rodrigo Galván De Las Heras, los integrantes de quienes hicieron la diferencia, “estaban muy enojados pero no por el fondo de los actos modernistas sino por los modos en la 4T”. Él mismo asegura que para variar “se votó con la tripa o el corazón pero que en realidad poco se usó la razón”. Y ahí es donde hacen su agosto los periodistas contrarios al partido en el poder. Me tentó la idea de decir comunicadores “chayoteros”, pero no puedo culparlos, si a mí alguien me aflojara un varo, me cae que lo pensaría, con tal de salir del buró de crédito.

A ver si estos novatos en gobernar la capital se ponen las pilas y deveras nivelan un poquito el piso, que está tan disparejo para los que no tienen qué comer. Y de aquí a tres años oiremos nuevamente la voz de la ciudadanía.

POR FERNANDA TAPIA
DENUNCIAS@FERNANDATAPIA.COM 
@TAPIAFERNANDA

PAL