A FUEGO LENTO

Historias paralelas: Monreal y Romero

Aparecieron poco o nada en las campañas y son de los que más ganaron con las elecciones intermedias del pasado 6 de junio

Alfredo González / A Fuego Lento / El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Ricardo Monreal y Jorge Romero son dos políticos profesionales cuyos nombres cobran una relevancia mayor después de las
elecciones del 6 de junio. Dos animales políticos, aves de tempestades, que, como el petrel, abandona su nido para ir a la caza, mar adentro, cuando aparecen en el horizonte rayos y centellas.

Y es que, en el balance de las elecciones, entre perdedores y ganadores, ellos figuran en el primer grupo, y esto los catapulta
rumbo a 2024. Aparecieron poco o nada en tareas de campaña, aunque no era necesario. Hicieron labores propias de un titiritero. Movieron sus hilos de manera estratégica en la elección más grande de la historia en México y ganaron.

El zacatecano y su grupo parlamentario en el Senado de la República, por ejemplo, se echaron a la bolsa cinco de las 15 gubernaturas en juego: BCS, Nayarit, Sinaloa, Guerrero y Zacatecas. En las primeras tres resultaron ganadores los senadores
con licencia Víctor Manuel Castro, Miguel Ángel Navarro y Rubén Rocha Moya.

En Guerrero, se alzó con la victoria Evelyn Salgado, hija del también senador Félix Salgado, mientras que en Zacatecas obtuvo la victoria el hermano de Ricardo, David Monreal Ávila.

A todo eso hay que sumarle una treintena de nuevos diputados federales afines a los gobernadores entrantes, con lo que crecerá la presencia de monrealistas también en San Lázaro. La cereza de este pastel de victorias la obtuvieron en la alcaldía Cuauhtémoc, de la CDMX, con el triunfo de la aliancista Sandra Cuevas que, aunque llegó como abanderada del PRD, está estrechamente vinculada al mismo grupo.

En términos cuantitativos y cualitativos, el hoy coordinador de Morena en la Cámara alta creció su capital político y eso, sin duda,
lo coloca en una de las primeras posiciones en la carrera por la Presidencia de la República en 2024.

Siempre se le ha mencionado como un posible aspirante. La diferencia en este momento es que los números lo respaldan. En el caso del panista Jorge Romero, el resultado de la elección, sobre todo en la CDMX, le dio una bocanada de aire fresco, frente a
posibles investigaciones en su contra, y lo colocó en el pedestal de los principales liderazgos del blanquiazul a nivel nacional.

Llegará como coordinador del PAN en San Lázaro y, al mismo tiempo, se queda con el liderazgo político en la CDMX y sus aliados en nueve alcaldías y la mitad del Congreso capitalino. Romero y su grupo, encabezado por Santiago Taboada y Mauricio Tabe,
lograron lo que pocos: capitalizar el hartazgo contra Morena en una parte importante de la ciudad, y eso les permitirá llevar mano en la toma de decisiones de cara a 2024, en la CDMX, el Congreso federal y en el panismo nacional.

•••

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: “Ojo con las situaciones inesperadas. En ellas se encierran, a veces, las grandes
oportunidades”.

POR ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO
ALFREDO.GONZALEZ@ELHERALDODEMEXICO.COM
@ALFREDOLEZ

MAAZ