¿Debilidad en la autenticidad?

El Deporte Blanco se ha puesto a discutir la salud mental de sus participantes. Un tema urgente del que no se habla

¿Debilidad en la autenticidad?
María Milo / Sin Filtros / Opinión El Heraldo de México

¿Débil es el que se rompe o el que no se atreve a enseñar esa faceta de su persona? Todo empezó con la negativa de Naomi Osaka, cuando anunció que no daría conferencias de prensa al terminar los juegos de Roland Garros. Esta decisión, para cualquier tenista que participe en el torneo, conlleva una sanción monetaria. 

Osaka decidió pagar el precio. Anunció que no estaba dispuesta a enfrentar preguntas que ponían su credibilidad deportiva en juego, que afectan su desempeño y las cuales perjudicaban su concentración. Fue entonces que se empezó a hablar de salud mental en el tenis, sobre todo en el desgaste de los grandes torneos alrededor del mundo, y la falta de empatía con los tenistas. Los deportistas se someten a fuertes entrenamientos, que incluyen preparación física, pero también técnicas para tener la cabeza fría a la hora de  competir. Muchas veces esto no es suficiente cuando enfrentan a cientos de periodistas con preguntas incómodas que dañan la autoestima.

Al final Naomi tomó la decisión de abandonar Roland Garros, desde París, y con esto abrió la pregunta de si debería de ser obligatorio. Pero, sobre todo, puso el dedo en la llaga en la conversación sobre cuidar la salud mental. El periódico  The New York Times publicó que era la primera vez que un deportista de tal magnitud se marchaba de un Grand Slam sin tener una  lesión física. 

Ojo. La japonesa ha comunicado que la cuestión no es acribillar a la prensa ni a los directivos de los torneos, sino cuidar su aspecto psicológico y concentrar sus esfuerzos en el juego. De hecho, agradeció a los profesionales de la comunicación que con su trabajo publican y difunden el deporte. 

Osaka se ha convertido, sin quererlo, en un spokesperson de temas como depresión, ansiedad y autoestima. Las redes se han volcado en cuestionar, sobre todo por el hecho de ser mujer, si la presión es demasiado para ella, y ejemplifica que otros tenistas no sufren de tanta tensión.

Y es que, ¿cuántas veces hemos escuchado que la mujer es débil porque muestra sus vulnerabilidades? Esta tenista es testigo de que debemos dejar de avergonzarnos de nuestras heridas y sensibilidad. Sólo así podremos descubrir que en ellas está la clave para encontrar nuestra verdadera autenticidad, así como también la fuerza que se requiere para ser compasivas y verdaderamente valientes; aceptando nuestra humanidad y reconociendo que en ocasiones podemos estar rotos por dentro, pero es así también como entra la luz.

La salud mental es importante. Un tema tabú del que poco se habla, y que deberíamos poner en la mesa. Dejar de lado el estigma de que una persona fuerte y valiente es la que no se rompe, porque la verdadera valentía es enseñarle al mundo cómo eres. Aceptando lo que sientes y compartiendo tu historia, aunque por dentro sigas reconstruyendo tus ventanas.

Por lo pronto el tema se ha abierto, dejando camino para que otras disciplinas lo tomen en cuenta. Normalizando la salud mental, valorando el poder de las vulnerabilidades y la sensibilidad, e informando para ayudar a quien esté pasando por un mal momento.

POR MARÍA MILO
IG: @MARIAAMILO
BLOG: WWW.MARIAMILO.BLOG

PAL


Compartir