COLUMNA INVITADA

No hay 2024 sin 2021

La disque oposición se cansó de repetir la frase "Sin 2021 no hay 2024"

Martha Gutiérrez / Columna Invitada / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

La disque oposición se cansó de repetir la frase "Sin 2021 no hay 2024". Jesús Zambrano del PRD, Marko Cortés del PAN, Alejandro Moreno del PRI, Claudio X. González de la coalición empresarial, y curiosamente hasta el imberbe político Mario Delgado lo han afirmado.

En verdad, justo por eso el saldo en las urnas este 6 de junio dejará un claro mensaje de la ciudadanía. Morena, es un partido que da vergüenza tanto en las formas cómo en el fondo. Comenzando por su gerente en turno, Mario Delgado que es un verdadero peligro para el país. Irresponsable, mafioso, incompetente, mitómano y vil, son calificativos que se quedan cortos. De ahí, que vertical y estructuralmente no existe un sólo adjetivo o argumento positivo para ese partido. Es totalmente tóxico.

El mensaje que graba el mismo Mario Delgado en Tamaulipas, y que presumió en redes sociales, cuándo supuestamente un comando armado lo intercepta, no deja lugar a duda. "Háblenle a Rosa Icela...somos de Morena...no tenemos tiempo para detenernos".

La relación del partido oficial con esos grupos, el privilegio político, el manejo de los funcionarios federales, su limitada visión de la seguridad, la relación en campaña, y el acompañamiento de la senadora, lo dice todo. Por el bien de Andrés Manuel López Obrador y del país, todos ellos se deben ir a sus casas y renunciar de inmediato a la actividad política. ¡Por salud nacional!

El siguiente estándar son los resultados del gobierno de López Obrador. No hay una sola materia en la cual nuestra nación registre un avance, al contrario. En energía: la apuesta es retroceder a México 50 años. Más combustóleo y más energías sucias, con la consecuente limitación a la obligada transición energética.

Nuestro país, es responsable del 5% de las emisiones de carbono en el mundo, y parece que esto es motivo de orgullo, el gobierno lo celebra con el pretexto de la soberanía energética, comprando una refinería en Texas que procesa el petróleo más espeso y contaminante.

Un pésimo y poco creativo rumbo. Así, justo en esa ruta y con esa lógica hablamos de transparencia, libertades, independencia de órganos constitucionales, medio ambiente, economía, salud, infraestructura, por mencionar sólo algunos ya que la lista es inagotable. Con lo que se demuestra que nos está gobernando lo peor que existía en las reservas políticas del país. Los reprobados, los resentidos y sobre todo los que llevan a cuestas complejos de los que simplemente no se pueden liberar.

Ahora resulta, que estábamos mejor cuando estábamos peor. Sin embargo, el preludio de esto, fue el exceso y abuso que algunos (varios) políticos de élite del PRI PAN y PRD cometieron cuándo se repartieron el pastel en 2015, y pretendieron reorganizar políticamente el país para su beneficio personal y económico.

Por ellos, es que hoy estamos pagando las consecuencias, y son ellos los que más hablan de "no hay 2024 sin 2021". Sin duda la Alianza como generalidad es un buen mecanismo politico.

Lo lamentable es que con toda la experiencia de sus creadores ni siquiera hayan podido construir una narrativa específica, racional y homogénea, mas allá de todos contra Andrés Manuel, porque lo que vemos es una actitud oportunista, sin idea del país, sin organizar e impulsar discusiones y propuestas reales en las distintas materias en las que ha fracasado este gobierno y los anteriores, sin limitarse únicamente a evidenciar los retrocesos y dimensionar la crisis de gobierno.

Hasta ahora, lo más relevante de la alianza fue imponer a sus amigos, familiares, novias, y hasta al perico. Con esta lógica, como van a poder construir un proyecto para México que ofrezca oportunidades para las nuevas generaciones. Por eso, hay que tomarles la palabra y exigir la renuncia a todos ellos, y a los cientos de aspirantes y funcionarios, que evidenciaron todo esto en torno al 6 de junio.

No únicamente a los del partido en el gobierno, sino a todo aquel político que haya estado durante varios años controlando el acceso al poder, para beneficiar su propio proyecto. La sociedad ya conoce quiénes son, e irá por ellos.

Sí, sin 2021 no hay 2024, lo sabemos muy bien.

Y no es pregunta.

POR MARTHA GUTIÉRREZ
ANALISTA EN COMUNICACIÓN POLÍTICA
@MARTHAGTZ

MAAZ