COLUMNA INVITADA

La esperanza de Zacatecas

Para revitalizar el sistema de partidos, es necesaria la ciudadanización de las organizaciones políticas y electorales

OPINIÓN

·
David Monreal / Colaborador / Opinión El Heraldo de México

El politólogo irlandés, Peter Mair, escribió en 2007: “La era de la democracia de partidos ha pasado […]. Aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad en general y están empeñados en una clase de competición que ya no parecen capaces de ser soporte de la democracia en su forma presente”. Por otra parte, en el año 2000, la antigua Comisión de Derechos Humanos de la ONU recomendó una serie de medidas legislativas, institucionales y prácticas, para consolidar la democracia en el mundo, entre las que se incluyó la necesidad de un sistema pluralista de partidos y de organizaciones políticas.

En ese sentido, resulta importante ampliar el debate público sobre la pertinencia de reformar el sistema de partidos en México, el cual enfrenta un punto de quiebre desde 2018, cuando Morena obtuvo un triunfo masivo en las urnas, que reacomodaron el mapa político, y que este 2021 reafirmó la oposición entre únicamente dos proyectos de nación. Los tres partidos que tradicionalmente representaban las primeras fuerzas políticas, se coaligaron para frenar la transformación que, bajo las siglas del Movimiento de Regeneración Nacional, impulsa la mayoría de la ciudadanía.

La esperanza de México, para revitalizar el sistema de partidos, es la ciudadanización de las organizaciones políticas y de las instituciones electorales, una estrategia que únicamente podrá ser implementada desde el triunfo democrático, como lo demostró en 2018, pues los partidos de oposición han traicionado sus propios principios y a su militancia, con un acuerdo de élites, con el objetivo de recuperar terreno en los puestos de elección popular, tal como lo dice Peter Mair, empeñados en una competición que pone en segundo plano el interés popular.

La pérdida de la identidad propia de los partidos políticos se puede observar en la ausencia de una propuesta propia, al fundar su alianza en la nostalgia del viejo régimen de corrupción e impunidad, mediante el cual en el pasado se legisló, gobernó e impartió justicia a modo durante décadas. El reto de Morena, como esperanza del sistema de partidos y la evolución de la democracia en México, es aglutinar a toda esa ciudadanía olvidada por los intereses de grupo en un proyecto plural e incluyente, como el que actualmente se impulsa desde el gobierno federal, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En Zacatecas están en juego 694 puestos de elección popular. Además de la gubernatura, se disputarán 547 regidurías, 58 sindicaturas, 30 escaños del congreso local y 58 presidencias municipales, de las cuales 47 se encuentran actualmente gobernadas por partidos del viejo régimen, lo que será un indicador del avance de la Cuarta Transformación en nuestro territorio y en la capacidad organizativa de nuestro movimiento. De conseguir una decidida victoria el próximo 6 de junio, se deberá incluir a la ciudadanía en la toma de decisiones y en diseñar un plan estatal de desarrollo, inspirado en todas esas demandas sectoriales que no encuentran cabida en los demás partidos, mediante mecanismos de participación ciudadana, gobierno abierto y digital, que pongan a nuestro estado a la vanguardia democrática.

DAVID MONREAL
COLABORADOR
@DAVIDMONREALA

dza