Suma de Factores

Morena ha perdido popularidad en varios estados, de acuerdo con las encuestas

Suma de Factores
Héctor Serrano/ Colaborador/ Opinión El Heraldo de México

Según diversas encuestas publicadas desde el mes de abril, los candidatos de Morena pierden fuerza en la mayoría de los estados en disputa. Baja California, Baja California Sur, Colima, Chihuahua, Campeche, Guerrero Michoacán y Nayarit son las entidades donde se presentan los mayores descensos, en algunos casos hasta de 15 puntos porcentuales.

De confirmarse esta tendencia, Morena perdería estados que antes de iniciadas las campañas prácticamente estaban en su bolsa. La pérdida de por lo menos dos posiciones que ya se consideraban ganadas, sería interpretado como una derrota, y si a esto se suma el que no obtuvieran la mayoría absoluta en el Congreso de la Unión, por sí solos o con sus aliados, no serán pocos los que en un futuro hablen de una “tragedia” para la 4T.

Las encuestas por sí solas son poco confiables para poder predecir un resultado electoral: 1.-Son una fotografía del momento y falta todavía mucho tiempo para la elección; 2.-No se pueden ocultar las evidencias de su parcialidad en muchos casos; 3.-Ya han fallado de forma garrafal en otras ocasiones; y 4.-Cada vez menos gente se siente confiada compartiendo el sentido de su voto.

Pero en esta elección coexisten una serie de factores que hacen verosímil la posibilidad de que Morena no obtenga los resultados
esperados: 1.-Las malas circunstancias económicas y sociales del país agravadas por la pandemia; 2.-Los conflictos internos del partido gobernante; 3.-El pésimo desempeño de algunos de sus candidatos; 4.-La falta de los resultados prometidos en materia económica y de seguridad.

A lo anterior debe de agregarse que siempre será más fácil hacer campaña desde la oposición, hay que proponer poco y cuestionarlo
todo, es una fórmula de la cual se sirvieron los actuales gobernantes y hoy sus adversarios la aplican en su contra, además de que el
ejercicio de gobierno siempre desgasta y los efectos recaerán en Morena, mientras más conflictos nacionales existan sin solución,
mayor será su pérdida.

Y aunque también Morena tiene sus fortalezas y el tiempo suficiente para recuperar las ventajas perdidas, al día de hoy no se aprecia una estrategia integral para lograrlo; siguen en la lógica de la exclusión, minimizan sus conflictos internos, no recompusieron su selección de candidatos, y ocupan el mismo discurso de hace tres años, poco ha cambiado para ellos a pesar de las encuestas.

Tal parece que la mayor apuesta de Morena sigue siendo la figura presidencial y el ejército de promotores que desplegaron en territorio, lo que les permitirá seguir siendo la mayor fuerza política del país, eso no está en duda.

Lo que está por verse, es el grado de afectación que la suma de factores tendrá en sus resultados electorales. Si el 6 de junio se confirma lo proyectado por las encuestas, Morena tendrá que conformarse con seguir siendo mayoría, sus sueños de ganarlo todo tendrán que esperar tres años más.

POR HÉCTOR SERRANO AZAMAR
COLABORADOR
@HSERRANOAZAMAR

GDM


Compartir