El destino de Félix Salgado en el Tribunal

El Tribunal fallaría por mantener al guerrerense y por diferir para la siguiente elección el mecanismo que regula la sobrerrepresentación

El destino de Félix Salgado en el Tribunal
Hernán Gómez Bruera / Fuera de Tono / Opinión El Heraldo de México

Sorprende que en la discusión pública toda la atención esté puesta en el INE y casi nadie voltee a ver lo que ocurre en el Tribunal Electoral, el verdadero árbitro de la contienda por ser última instancia de apelación.

Lo que sucede en ese colegiado --donde al menos cuatro de siete magistrados tienen expedientes tan turbios que resultan fácilmente manipulables desde el poder— en el fondo es mucho más relevante que si Ciro Murayama o Lorenzo Córdova desayunaron salmón o tragaron pinole.

Pero incluso el tema más importante, antes que Félix Salgado o Raúl Morón, es la suerte que jugará en el Tribunal el mecanismo aprobado por el INE para regular la sobrerrepresentación, el cual podría dejar a Morena y sus aliados sin mayoría calificada en la Cámara de Diputados.

Ayer miércoles debía discutirse el proyecto del magistrado Felipe Fuentes, que en líneas generales ratificaba el fallo del INE en esa materia. Al parecer, el proyecto que se dio a conocer a principios de esta semana tenía una mayoría sólida en el tribunal. Por razones misteriosas, sin embargo, su presidente, José Luis Vargas, decidió diferir la discusión.

Cabe suponer que esa decisión tiene que ver con que uno y otro tema –candidaturas y sobrerreprestanción— estén siendo parte de una misma negociación. Si consideramos que la conformación del congreso es un tema de gobernabilidad, clave para la continuidad de la 4T, no está de más esperar que se priorice este asunto y se sacrifiquen los otros.

Pero este es solo un posible desenlace. Una fuente de Palacio Nacional anticipó a esta columna que el Tribunal aprobará la ponencia de Fuentes para regular la sobrerrepresentación, aunque incluirá una salvedad: el mecanismo entraría en vigor recién a partir de la siguiente elección. Esto último no generaría mayor incomodidad al oficialismo.

En cuanto a Salgado y Morón fallará por mantener sus candidaturas y solo pedirá al INE que los multe. Otras voces señalan, sin embargo, que algunas figuras dentro del gobierno operan a favor de Luis Walton como sustituto de Salgado Macedonio. Su candidatura, sin embargo, difícilmente sería bien recibida por los morenistas.

Con todo, hay un elemento de incertidumbre porque el Tribunal se ha vuelto menos predecible. Vargas se ha quedado prácticamente solo como presidente, y ha perdido el bloque mayoritario desde que intentó utilizar a la institución en su pleito con el Consejo de la Judicatura para molestia de sus compañeros.

Se cree que al interior del órgano existen hoy tres bloques: el más independiente, conformado por Otálora, Reyes e Infante; el integrado por Fuentes y de la Mata, y el de Vargas y Soto (los cuatro últimos, más manipulables). Seguramente ya hay una intensa operación política.

POR HERNÁN GÓMEZ BRUERA
HERNANFGB@GMAIL.COM
@HERNANGOMEZB

dza


Compartir