Lucha feminista: lección para AMLO

La tipificación de feminicidio se incorporó en el Código Penal Federal el 14 de junio de 2012

Lucha feminista: lección para AMLO
Verónica Malo Guzmán / Tres en Raya / Opinión El Heraldo de México

México cerró 2020 con 3 mil 723 muertes violentas de mujeres, cifra que suma feminicidios y homicidios dolosos contra mujeres. Cada día 10 mujeres son asesinadas, 26 se reportan como desaparecidas y se registran 48 reportes de violación sexual. El 97 por ciento de los feminicidios queda sin ser resuelto. Ocupamos el segundo lugar con mayor número de mujeres muertas en América, tan sólo detrás de Brasil.

Estos datos provienen del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de seguridad Pública (SESNSP). Son cifras oficiales. En la mañanera del martes, López Obrador dijo con falsedad que la clasificación bajo el concepto de feminicidio dentro del Código Penal Federal se dio a partir de su gobierno. “También, en el caso de los feminicidios, antes no se consideraban feminicidios, eran homicidios, esta clasificación comienza prácticamente con nosotros”, señaló.

AMLO miente. La tipificación de feminicidio se incorporó en el CPF el 14 de junio de 2012. Ese año, las diputadas Marcela Lagarde y Martha Lucía Micher, entre otros legisladores, impulsaron la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en la que se tipificó el delito de feminicidio. Es una lástima que la hoy senadora por Morena, Martha Micher, guarde silencio sobre este aspecto de la historia de la cual ella fue proponente.

Cuando el feminicidio se tipificó como delito, el SESNSP diferenció en su reporte el número de homicidios dolosos de mujeres del número de feminicidios. Para 2015, ambos delitos se comenzaron a clasificar con una nueva metodología, y fue en 2020 que el delito se legisló como “grave”. Pero el Presidente pretendió hacernos creer que el feminicidio no era considerado delito, sino hasta ahora, en su administración.

Lo anterior no quita que los homicidios de mujeres, que no son tipificados como feminicidios, el SESNSP los recopila en su informe de violencia contra la mujer. Esto sirve para evidenciar que, además de los feminicidios como tales, hay más mujeres asesinadas en nuestro país, donde la cuestión de género no es el factor determinante.

En muchas ocasiones he señalado que el talón de Aquiles de AMLO somos las mujeres. No entiende la rampante violencia, ni lo que sucede en torno a nuestro género. Y poco han influido las integrantes de su equipo que tiene haciéndola de floreros para disminuir esta desinformación.

Todas las veces que AMLO ha tenido la oportunidad de escuchar a las víctimas o familiares de feminicidios y homicidios de mujeres, ha preferido no hacerlo. Con el asesinato de Victoria Salazar, en Tulum, es la primera vez que se le escucha al primer mandatario condenar la violencia contra las mujeres. Pero al incorporar su mentira sobre la tipificación del feminicidio, sigue mostrando ignorancia y también desdén hacia el tema. Lo que es peor, pareciera que buscó lucrar con la muerte violenta de quien recientemente había obtenido refugio en nuestro país.

AMLO sigue sin dimensionar la gravedad de lo que nos sucede a las mujeres; un miedo fundado y real que azota y asola a la mitad de la población mexicana.

Por VERÓNICA MALO
VERONICAMALOGUZMAN@GMAIL.COM

rcb

Escucha más casos de feminicidio en Que Nadie Nos Olvide


Compartir