MALOS MODOS

Instrucciones para no vacunar a un país

Sin mucho esfuerzo puedes dejar sin inmunización durante meses o años a 90 millones de personas

OPINIÓN

·
Julio Patán / Malos modos / Opinión El Heraldo de México

No importa que todavía seas una de las economías con más músculo, ni que tengas décadas de aplicar vacunas masivamente, ni que hayas dispuesto de un año para planear esta vacunación. Sin mucho esfuerzo, y con solo seguir unos cuantos pasos, puedes dejar sin inmunización durante meses, incluso años, a 80, 90 millones de personas.

El primer paso es no comprar vacunas, o no suficientes y no a tiempo. ¿Que eso te puede pasar factura en las elecciones? ¡Nombre! ¡No pasa nada! Limítate a repetir una y otra vez que te gastaste una lanota en cuanta dosis, que tenemos millones en camino. Luego, improvisa. Un día, mandas a tu zar anti pandemia a comprar vacunas rusas a Argentina. ¿Que de esas tampoco hay disponibles? Tranqui. Dices que Putin se portó como un gentleman y que sí, que están amachicolladas. Qu ya mero. Luego, compras de las chinas que tampoco estaban en el Power Point original. ¿Sigue el desabasto? Culpa a las farmacéuticas, a los países ricos, a la ONU. Luego, le pides a los países ricos, las farmacéuticas y la ONU que te manden cualquier cargamentito que les sobre. Mientras, celebra por todo lo alto cada envío y cada vacuna aplicada, sin importar lo raquítico del número.

Enseguida, evita diseñar un verdadero plan de vacunación, una medida que puedes llevar a la perfección si logras que renuncie la persona del equipo que sí sabe del tema y la dejas en manos de tu zar anti pandemia. El del récord de muertes, sí. No hay fallo: cargado de ideología, indiferente, politiquero, de una comprobada incompetencia según se comprobó desde que lo corrieron por sus fracasos con la AH1N1, es un personaje que ni mandado a hacer para la chamba.

Otras medida importante: excluir a la iniciativa privada, por aquello de la concentración de poder y de que los empresarios, en el fondo, te parece que fuchi caca. Una más: privilegiar el criterio electoral sobre el de salud, al vacunar primero a municipios muy aislados, o a los territorios morenistas antes que a los de oposición, o a los Servidores de la Nación antes que al personal de los hospitales privados.

A estas alturas, sin duda, tendrás números ridículos. Como ese que dice que llevas seis millones de dosis aplicadas en tres meses, de diciembre a finales de marzo, cuando prometiste tener inmunizados a 80 millones de mexicanos para mayo. O como el que nos recuerda que tienes cuatro injustificables millones de dosis en bodega. Números suficientes para estar muy por debajo de los resultados de Chile, Turquía o Argentina, pero arribita de Bangladesh.

O sea, dirás: misión cumplida. He aquí a un país expuesto a un virus. Pero puedes poner la cereza al pastel y anunciar, cuando casi llega abril, que vas a cambiar de plan y, ¡sorpresa!, vas a involucrar al ejército, antes de que nos pegue –Dios no lo disponga– la tercera ola.

POR JULIO PATÁN
JULIOPATAN0909@GMAIL.COM 
@JULIOPATAN09

jram

Temas