HANNOVER

Desarrollo e Industria 4.0 para la Región Sur - Sureste

Esta agenda fue desarrollada por los nueve estados que conforman el Pacto Oaxaca; es decir, Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán, e impulsada por la CONCAMIN

Manuel Pérez Cárdenas / Colaborador / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

El jueves pasado, el Presidente de la CONCAMIN, Francisco Cervantes Díaz, presentó la Agenda Estratégica para el Desarrollo Sur – Sureste ante la Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier; los Gobernadores de nueve estados; el Rector de la UNAM, Enrique Graue; y senadores, diputados, dirigentes de centrales de trabajadores y embajadores acreditados en nuestro país.

Esta agenda fue desarrollada por los nueve estados que conforman el Pacto Oaxaca; es decir, Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán, e impulsada por la CONCAMIN con el apoyo metodológico del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas del CIDE.

Todos juntos hemos diseñado, configurado y propuesto una sólida política industrial, coordinada entre el gobierno federal, los estados, el sector privado y la sociedad civil, que permita mejorar la calidad de vida e impulsar el desarrollo económico de esta región del país con un enfoque sostenible e incluyente hacia el 2050.

Para el efecto de implementar un ejercicio de planeación que nos llevara a construir una Agenda Estratégica, acordamos desarrollar una metodología colaborativa, que con la participación de los funcionarios públicos responsables del desarrollo económico en la región (SEDECOS), empresarios y académicos del CIDE, junto con expertos de la CONCAMIN, nos guiara “de abajo hacia arriba” a obtener un documento que contenga las aspiraciones (“los qué”), pero también los “cómos” y los “quiénes” del trabajo por realizar.

A pesar de que la región está conformada por nueve entidades federativas que tienen gran potencial económico y concentran una enorme riqueza por su diversidad cultural y patrimonio natural, hasta el día de hoy se caracteriza por su rezago en el desarrollo socioeconómico respecto del resto de México. Los estados del sur-sureste tienen una superficie de medio millón de kilómetros cuadrados y en ellos habitan 3 de cada 10 mexicanos.

No obstante, los índices de marginación y desarrollo económico están entre los más preocupantes de México: 17% de la población está en situación de pobreza extrema, lo cual contrasta con el porcentaje nacional de 7.6%. Por otro lado, la tasa de crecimiento promedio anual del PIB no petrolero de la región en el periodo 2010-2017 ha sido de 2%, tasa inferior a la media nacional de 3.2%.

Las principales razones detrás del insuficiente desarrollo económico de la región están asociadas con una elevada tasa de informalidad laboral; una insuficiente vinculación con los mercados internos y externos y un bajo nivel de sofisticación de sus capacidades productivas.

Para revertir esta situación, la Agenda Estratégica para el Desarrollo Sur – Sureste plantea la adopción de una política industrial sólida que se apoya de un primer paquete de 36 proyectos destinados a crear una región económicamente competitiva y moderna, con una conectividad física y digital que permita a esta región tener acceso a los mercados nacionales e internacionales.

Dentro de los proyectos más relevantes se plantea la industrialización y la incorporación de la economía digital a través del impulso a la inversión en polos de desarrollo; la digitalización y la automatización de los procesos productivos; la participación de la región en cadenas globales de valor; el incremento del contenido nacional de las exportaciones locales; la transformación al sector agroalimentario a través de la innovación; el fortalecimiento de la conectividad multimodal al interior de la región; y el impulso a proyectos de energías renovables.

Para que todo ello suceda, la educación y la digitalización jugarán un papel imprescindible como motor de desarrollo e inclusión social. Cabe destacar que en nuestros ejes de acción hemos puesto un especial énfasis en este último punto: la inclusión social. Buscaremos que esta Agenda Estratégica sea base para orientar decisiones de inversión y gasto público.

Si una cosa queda clara es que, en esta etapa del desarrollo nacional, se requiere de un Estado promotor que propicie y fomente junto con el sector privado la industrialización de México y tenga a la industria del futuro como uno de los orientadores fundamentales para impulsar el crecimiento.

Con este esfuerzo, en CONCAMIN buscamos aportar a un desarrollo con sentido humano y social que contribuya a hacer del sur-sureste una región segura y próspera. En este sentido, gracias a nuestra alianza con Industrial Transformation México, la Hannover Messe de México y América Latina, a celebrarse del 6 al 8 de octubre de 2021, podremos ofrecer a esta región los conocimientos más especializados sobre la Industria 4.0 y acceso a las últimas tecnologías digitales que permitirán insertarlos en la era del desarrollo sostenible y digital.

POR MANUEL PÉREZ CÁRDENAS
JEFE DE LA OFICINA DE LA PRESIDENCIA DE CONCAMIN
COLABORADOR

avh