PASIÓN POR CORRER

Buenas y malas noticias

Es muy importante considerar a los atletas olímpicos y paralímpicos mexicanos para ser vacunados, aunque Tokio 2020 para nada está seguro de realizarse

Rossana Ayala/ Pasión por correr/ Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Una buena noticia para el olimpismo mexicano fue la que dio el domingo pasado el presidente López Obrador, al anunciar que el grupo de atletas que representará a México en los Juegos Olímpicos de Tokio, el próximo verano, será considerado entre los grupos prioritarios para recibir la vacuna contra el COVID-19.

“Tenemos también, como grupo a vacunar primero, a los deportistas que nos van a representar en los Juegos Olímpicos; a todos ellos los tenemos que vacunar, y si se necesitan las dos dosis lo tenemos que hacer también ya, porque se acerca el tiempo'', comentó el mandatario nacional el domingo, desde Oaxaca.

Sin duda que la decisión es importante porque garantiza que atletas, entrenadores y directivos que asistirán a Tokio, como parte de la delegación olímpica, llegarán a la competencia protegidos y vacunados, lo que representa una seguridad para ellos y para el resto de las delegaciones olímpicas de otros países, y hasta para el pueblo de Japón que asistirá de manera restringida a las competencias.

La vacunación, cuya fecha se definirá pronto, incluye también al grupo de atletas mexicanos que nos representará en Tokio 2020 en los Juegos Paralímpicos, y que también serán incluidos en las dos dosis de vacunas que recibirán ambos grupos de atletas nacionales, y que se estima quedarían con su vacunación completa para el mes de abril próximo.
El Comité Olímpico Mexicano estuvo en pláticas con el gobierno federal para que otorgue las mil vacunas: 500 para el equipo olímpico y 500 para el grupo paralímpico, que se necesitan para la delegación mexicana, y su objetivo es tener inoculados a todos los deportistas a más tardar a finales de mayo.

Por un lado hay que reconocer la sensibilidad que mostró el Presidente en este tema, al considerar a los atletas olímpicos y paralímpicos entre los grupos prioritarios del país, y por el otro es también importante reconocer la operación y las gestiones que realizó Carlos Padilla, presidente del COM.

Pero la mala noticia es que dentro del Comité Organizador de Tokio 2020 las cosas se complican y, para muchos, una posible cancelación definitiva del evento se hace más cercana, luego de la renuncia de Yoshiro Mori, tras la polémica desatada por sus comentarios sexistas de la semana pasada, y de que el pueblo de Japón se resiste y opone, cada vez más, a la presencia masiva de extranjeros en su país.

La incertidumbre de “cómo serán” los Juegos Olímpicos Tokio 2020 está siendo rebasada por factores ajenos al COVID; si de por sí la lucha contra el virus es dura, agregarle otro tipo de situaciones hace mayor la posibilidad de que cientos de deportistas olímpicos, que han trabajado durante cuatro años, pierdan la oportunidad de competir este año.

POR ROSSANA AYALA
AYALA.ROSS@GMAIL.COM
@AYALAROSS1