CAPRICHOS MILLONARIOS

Attention Whore

Este concepto se utiliza para definir a aquel, aquella o aquella persona que gusta de ser el centro de atención, sin importar lo que tenga que hacer para lograrlo

Brenda Jaet / Caprichos Millonarios / Opinión El Heraldo de México
Escrito en OPINIÓN el

Todos necesitamos ser vistos y apreciados de alguna forma, es parte de la naturaleza humana, el problema radica cuando buscar atención se convierte en un CAPRICHO y es tal la necesidad, que los extremos a los que se llegan pueden ser peligrosos y los métodos drásticos. No importa si la atención es positiva o negativa, el objetivo es tenerla. Todos conocemos a alguien así, el que grita cuando habla, el que interrumpe, el que se ríe exagerado, la que se insulta para que la desmientan, la que quiere imponer su tema. Las redes sociales, para bien o para mal, han sido una herramienta más para este tipo de personas. Vivimos en una era digital en donde la revolución mediática ha traído cambios en la mentalidad de las personas, y las redes sociales han logrado generar sentimientos de reconocimiento y fama lo cual desarrolla más el deseo de atención. Cada like y follow otorga un profundo sentimiento de alivio a esta ansiedad, y por lo mismo se vuelven adictos a estar posteando, aunque ello vaya en contra de su propio bienestar. Es importante entender que el mensaje que mandan, lejos de ser el de gente extrovertida, divertida e interesante, es el de personas patéticas y desesperadas.

Características:

1. Todo lo hacen dramático, conflictivo o difícil.
2. Estallidos de emoción sin aparente razón: ya sea enojo, tristeza o frustración.
3. Hacen lo que sea con tal de obtener una reacción.
4. Juegan a ser víctimas y culpan a todo mundo.

¿Qué hay detrás de un attention whore? Buscan la validación de los demás. Normalmente son personas que vivieron infancias en donde se sintieron emocionalmente abandonados, o, por el contrario, fueron niños tan mimados, que cultivaron un apetito constante por el reconocimiento. La presión de nuestros pares, ya sea en la familia, colegio o trabajo, influencia inconscientemente a estas personas, pues se sienten en constante competencia. No existe una sola causa y todos podemos caer alguna vez, lo importante es estar atentos y darnos cuenta.

¿Cómo ayudar? Dale lo que necesita: ¡tu atención! Pero a ellos, no al acto que están haciendo. Estas personas necesitan ayuda y no saben cómo pedirla. Tienen una carencia. Velo como un grito desesperado. Habla con ellos, trata de tener una conversación profunda, preguntarles qué sienten y acércate a ellos.

¿Qué hacer si tú eres attention whore? El único antídoto es crear relaciones fuertes. Vínculos y conexiones reales con otros seres humanos. Si no las tienes nunca es tarde para crearlas, aun en confinamiento.

Por último, hay que entender que las personas buscan llamar la atención con acciones exageradas, y que muchas veces es la consecuencia de una gran falta de autoestima. Identificar a aquellos que necesitan ser observados es importante, pero también encontrar a quién darle nuestro interés. Sobre todo, en la aceleración digital en la que vivimos: dejar de dar importancia a quien no genera una acción e influencia positiva.

POR BRENDA JAET
COLABORADORA
@BRENDAJAETK
BGM