ALHAJERO

¡Al carajo! Otra mirada al Zócalo

La postal de la Plaza de la Constitución atiborrada emite un grito de guerra. Era exactamente esa la imagen que, como Presidente, requería para arrancar su cuarto año

OPINIÓN

·
Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

La sola postal del Zócalo atiborrado emite un grito de guerra. Era exactamente esa la imagen que, como presidente, Andrés Manuel López Obrador requería para arrancar su cuarto año.

La fuerza de una imagen —el pueblo haciéndose presente y otorgándole su apoyo— para enfrentar a sus adversarios, desde los neoliberales, neoporfiristas, conservadores—, hasta el mismísimo coronavirus y poder presumir, desafiar: ¡Estamos en pie!

Un grito de batalla a todo pulmón, lanzado desde su más entrañable trinchera: la plancha del Zócalo, la Plaza de la Constitución. Una imagen que por sí sola, bajo la luz del atardecer y las sombras de la noche, advertía: No estoy solo, no soy autócrata, el pueblo está conmigo…

Tal era el mensaje que sobrevolaba en el bastión obradorista y que enviaba a las élites y a todos sus detractores.

En tanto, allá abajo, desde la tribuna adosada al Palacio Nacional, López Obrador lanzaba otro grito de lucha. El de las batallas por venir y la manera de enfrentarlas:

—Ante todo, primero los pobres. No dejarse engañar ni sobajar. Reconocer y luchar por los apoyos de los programas de Bienestar (que llegan por millones a los más necesitados).

Nada de que primero los de arriba y aquello de que si llovía fuerte arriba, goteaba abajo… “¡Que se vayan al carajo con ese cuento!”, soltaría, convirtiendo aquel momento en la signatura apoteósica de su mensaje.

—Luego, las convicciones. La defensa a rajatabla de la “transformación”: Nada se logra con las medias tintas, “es un error correrse al centro”, sentenció. Ser de izquierda “es anclarnos en nuestros ideales y principios, no desdibujarnos, no zigzaguear”.

Esa es la manera de ganar simpatías no sólo con los de abajo, aleccionó el luchador social, sino también —nótese el guiño—“con la gente lúcida y humana de las clases media y alta”. Y con eso basta para enfrentar a las fuerzas conservadoras, a los reaccionarios, aseguró.

Cierto, así fue como López Obrador logró ganar la Presidencia de la República en 2018, con el apoyo de las clases medias y aún de la alta. A las que ha maltratado luego como mandatario, pero que ahora, rumbo al 2024, evidentemente intenta recuperar para poder dejar sucesor(a).

Tales fueron las principales indicaciones a sus seguidores rumbo a la confrontación que ha de venir en estos tres años de mandato que le quedan, para poder seguir con la revolución de las conciencias.

•••

GEMAS: Obsequio de AMLO sobre el fiscal general de la República, Gertz Manero: “Siempre que lo veo me llama la atención de que está muy bien de salud físicamente, lúcido, es un hombre inteligente, pero siempre los rumores existen. Yo no tengo ninguna información de que esté enfermo y tampoco deseo que él renuncie porque yo le tengo confianza y creo que es un buen fiscal”.

POR MARTHA ANAYA
MARTHAMERCEDESA@GMAIL.COM
@MARTHAANAYA

MAAZ